Sputnik V

Primera inmunización accesible para Argentina en el corto plazo


De las cuatro vacunas que han mostrado los primeros datos de eficacia, Argentina tiene posibilidad de recibir 3 de ellas, la de Gamaleya, AstraZeneca y Pfizer. Es de importancia sanitaria poder comenzar a vacunar con Sputnik V en las próximas semanas como ayuda para controlar la enfermedad y la transmisión viral.



  • Dr. Guilermo Docena, Bioquímico Profesor de Inmunología e Investigador Principal de CONICET - UNLP

Así lo señala el Prof. Dr. Guillermo Docena, Profesor Titular de Inmunología, Investigador Principal de CONICET, Vice-Director Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos IIFP de la Facultad de Ciencias Exactas, Universidad Nacional de La Plata en diálogo con FABA-INFORMA. Docena, que asesora al Ministerio de Salud de la Nación (Comisión Nacional de Inmunizaciones), Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y Gobernación de la Provincia de Buenos Aires, destaca que Argentina tiene una trayectoria muy sólida históricamente en política sanitaria y vacunación, un posicionamiento regional muy ventajoso.



- ¿Es nuestra única opción en el corto plazo acceder a la vacunación con Sputnik V?


Es cierto que será la primera vacuna que recibiremos y será la única opción de acceso a una vacuna en el muy corto plazo. Pero lo que debería ser importante no es si es rusa, inglesa, americana o india, ya que todas han mostrado parámetros de seguridad aceptables y de eficacia inesperadamente elevados en los ensayos clínicos en voluntarios. Lo importante es que vamos a tener en nuestro país una vacuna autorizada y disponible para comenzar a inmunizar a la población más expuesta y vulnerable, de manera de estar lo mejor protegidos posibles para la temporada de verano que es donde se espera que pueda ocurrir un rebrote. Esto es posible porque se ha firmado un contrato de riesgo entre ambas partes y hay un compromiso de entrega inmediata de la vacuna luego que sea aprobada por el ANMAT. A partir del mes de marzo es probable que también lleguen a nuestro país las vacunas de AstraZeneca/Oxford y Pfizer/BioNtech, y posteriormente, Janssen y CanSino. Por lo tanto, creo que no es relevante en este momento considerar cuál es la primera vacuna en llegar, sino que va a llegar una vacuna que esperemos pueda ayudar a controlar la enfermedad y la transmisión viral.


- ¿Qué características tiene esta vacuna y por qué las autoridades de Anmat han tenido que viajar a Rusia?


La vacuna Sputnik V es una vacuna basada en el empleo de material genético del SARS-CoV-2 y contiene información que codifica para la proteína S, que como ya todos sabemos es la llave que le permite al virus entrar a las células blanco a través de su receptor específico ACE 2. Todas las vacunas tienen como blanco esta proteína S y en esta vacuna se emplea ADN codificante que se ha introducido en dos adenovirus humanos (Ad26 y Ad5) que han sido modificados para ser empleados como vectores virales inocuos y no replicativos. Esto significa que el virus transporta el material genético a nuestras células, el adenovirus no genera enfermedad y no tiene los elementos para modificar nuestro ADN como se ha mencionado. El material codificante de la proteína S se va a transcribir para generar ARN mensajero, luego se va a dirigir al citosol donde va a traducirse para generar la proteína S, que será el blanco del sistema inmune para generar los anticuerpos específicos y la inmunidad celular.


Considero personalmente que de las vacunas para COVID-19, esta vacuna es una de las que con mejor criterio se ha diseñado, y hasta el momento luego de haber vacunado a más de 150.000 voluntarios en Rusia no se han observado reacciones adversas severas. Si bien hasta ahora sólo se han publicado resultados de hace unos meses (como ha ocurrido con el resto de las vacunas) se sabe que la fase 3 está muy avanzada y que los parámetros de eficacia se mantienen en los niveles informados en forma preliminar (mayor al 90%). Por lo tanto, de las 4 vacunas que han mostrado los primeros datos de eficacia, Argentina tiene posibilidad de recibir 3 de ellas: Gamaleya, AstraZeneca y Pfizer. Ese es realmente el dato a resaltar.


Con respecto a las misiones argentinas a Rusia realizadas en septiembre (Ministerio de Salud de la Nación) y la actual (ANMAT), éstas seguramente han estado relacionadas con negociaciones por el contrato, conocer detalles de producción, condiciones de almacenamiento y transporte de las vacunas, aspectos regulatorios, etc. Desconozco personalmente los objetivos específicos de las misiones.


- ¿Qué objeciones plantea la comunidad científica sobre la vacuna rusa?


En realidad, la comunidad científica no desconfía de la ciencia en Rusia porque ha sido muy sólida históricamente, inclusive con varios Premios Nobel. Creo que la principal duda que se plantea en la sociedad por la vacuna rusa es simplemente por su origen. Reitero, el sistema científico ruso es absolutamente confiable, y personalmente no encuentro argumentos válidos para dudar con rigurosidad de ellos. De hecho, creo que es una de las vacunas más inteligentes que se han desarrollado para COVID-19.


- ¿Tiene esta vacuna ensayos con personas mayores de 60 años? ¿O no está aconsejada para ese grupo etario?


Hay publicaciones que muestran buenos resultados en adultos mayores con 3 vacunas: Gamaleya, Pfizer y Moderna. No han reportado reacciones adversas y obtuvieron buenos datos de eficacia. Se han probado para mayores de 60 hasta 85 años. Esto es algo muy importante ya que sabemos que en adultos mayores el sistema inmune no funciona de la misma manera que a edades más tempranas. No obstante, hay otras vacunas que han mostrado eficiencia en estas edades y de hecho existe un calendario específico para adultos. Por lo tanto, los adultos mayores son un grupo de riesgo y podrán ser vacunados. En Argentina este grupo de voluntarios son uno de los considerados grupos estratégicos para recibir la vacuna en forma prioritaria.


- ¿Qué población sería la primera en recibir la inmunización rusa?


Esta decisión no la toma cada país en forma independiente, sino que se ha trabajado desde hace meses en forma coordinada a distintos niveles (global, regional y nacional) de manera de elaborar estrategias regionales (Latinoamérica) de distribución, transporte y vacunación. Los grupos prioritarios o estratégicos para recibir las vacunas son los más expuestos (personal de Salud) y vulnerables (adultos mayores y adultos mayores con co-morbilidades). Como la vacunación no es obligatoria, si alguien no quiere recibir la vacuna Sputnik V y desea esperar otra vacuna, podrá hacerlo. Un aspecto para resaltar es que la vacunación para COVID-19 es algo inédito en el mundo.


- Los ensayos de la vacuna de Pfizer hechos en Argentina son los que han reclutado la mayor cantidad de voluntarios. ¿Podremos acceder a ese producto de tanta efectividad? ¿Qué beneficio aportarían a la Argentina esos resultados?


La vacuna de Pfizer acaba de ser aprobada por la Anmat para su uso de emergencia, el gobierno cerró las negociaciones acordando los aspectos legales. Como mencioné anteriormente, existe actualmente una coordinación global, regional y nacional sin precedentes para la distribución de las vacunas, suministros, políticas de aplicaciones y controles. Con esto se evitan disparidades entre los países y posibilita desarrollar políticas sanitarias conjuntas, dado que la pandemia se frena en forma coordinada entre las distintas regiones del planeta.


La ventaja de haber participado en fase 3 con la vacuna de Pfizer/BioNtech probablemente impacte en las condiciones del contrato entre las partes. Gracias a que Argentina tiene una trayectoria muy sólida históricamente en política sanitaria y vacunación, nuestro posicionamiento regional seguramente ha representado una ventaja en las negociaciones.


- Y qué hay de la vacuna de AstraZeneca? ¿Ha quedado más relegada su producción?


No para nada, en Argentina se empezó con la producción en forma conjunta con México y está planificada la entrega de las vacunas en la región a partir de marzo 2021. Del mismo modo que las otras vacunas, ésta debe ser aprobada por el ANMAT y luego recién será iniciado el plan de vacunación. El hecho que una parte de la producción se realice en nuestro país también refuerza nuestro posicionamiento en la región. Argentina recibirá más de 20 millones de dosis de esta vacuna entre marzo y julio de 2021. Por lo tanto, esto resalta la importancia sanitaria de poder comenzar a vacunar con Sputnik V en las próximas semanas. La vacuna de AstraZeneca es similar a la Sputnik V, en el sentido que emplea un vector viral (Adenovirus de chimpancé, inocuo para el humano) con información para la proteína S, con parámetros de seguridad y de eficacia muy elevados.


Subir