• Dra. Lorena Scaglione, médica Cardióloga Universitaria, presidente del Comité de Enfermedades Cardiovascular en la Mujer de la Federación Argentina de Cardiología
Factores de riesgo específicos de género

La salud cardiovascular de la mujer


Existe una falsa percepción de que los problemas cardíacos no afectan a la mujer. Sin embargo, al igual que en el hombre la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte. Además, la mujer tiene factores de riesgo específicos como menarca temprana, menopausia precoz, y complicaciones del embarazo que suman sus efectos a los tradicionales. Los especialistas destacan la importancia de los controles médicos y de laboratorio a lo largo de la vida de la mujer así como un estilo de vida saludable para prevenir estas afecciones.

Por Ana Pertierra


FABAinforma consultó a la Dra. Lorena Scaglione, médica Cardióloga Universitaria, presidente del Comité de Enfermedades Cardiovascular en la Mujer de la Federación Argentina de Cardiología –FAC–, quien explicó cuáles son los factores de riesgos adicionales de la mujer que se suman a los tradicionales o de ambos sexos como diabetes, hipertensión arterial, obesidad o sobrepeso, exceso de colesterol y de triglicéridos, sedentarismo, tabaquismo, depresión y estrés. Y señaló la importancia de conocerlos para prestar más atención a los controles cardiológicos en las distintas etapas de la vida.


¿Qué incidencia tiene la ECV en el género femenino? ¿Son la principal causa de muerte?


Cuando hablamos de enfermedad CV nos referimos principalmente al Infarto, al accidente cerebrovascular y a la insuficiencia cardíaca: las enfermedades Cardiovasculares son, al igual que en el sexo masculino, la primera causa de muerte en la mujer, seguido en segundo lugar por enfermedades pulmonares, luego por infecciones y en puesto más alejado por algunos tipos de cáncer (entre ellos el cáncer de mama).


Una de cada 3 mujeres muere por una enfermedad cardiovascular; en Argentina cada 11 minutos muere una mujer por alguna causa cardiovascular. Existe una falsa percepción de que los problemas cardíacos no afectan a las mujeres.

¿En qué etapas de la vida de la mujer corre más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares?


Además, si separamos por grupo de edades; también está comprobado que siguen siendo las ECV la principal causa de muerte en todas las etapas de la mujer, aunque a partir de los 50 años es donde podemos ver la mayor cantidad de casos y esto tiene que ver con la aparición de la menopausia y en forma conjunta, de los factores de riesgo cardiovasculares.


¿Cuáles son los controles médicos y de laboratorio a los que debe someterse la mujer para prevenirlas y a qué edades?


Los controles de la salud cardiovascular que se deben realizar van a depender de la edad, de las circunstancias que cada una se encuentre atravesando y también si hay alguna enfermedad existente. Lo principal es el examen clínico: la toma de presión arterial, saber el peso y si es adecuado para cada una, también conocer los niveles de glucosa y colesterol en sangre; estos estudios nos ayudan a detectar los factores de aquellas enfermedades que predisponen a producir una disfunción en las arterias y llevar a la aparición de las enfermedades cardiovasculares. Luego la realización de un electrocardiograma como siguiente paso y de acuerdo a lo que considere el médico, se pueden realizar estudios por imágenes como ecocardiografía o pruebas de evaluación durante el esfuerzo como es una ergometría.


¿Está el género femenino representado adecuadamente en los estudios poblacionales destinados a establecer guías médicas en la especialidad cardiología?


Si bien se sabe que el cuerpo de la mujer y su funcionamiento tiene un comportamiento diferente al del hombre (para las patologías cardíacas) -desde la percepción del dolor de pecho por un infarto hasta como se absorben los medicamentos o los efectos adversos que pueden tener los mismos- el sexo femenino esta sub representado en todos los ensayos clínicos y guías médicas y aunque en la actualidad hay una tendencia a incluir a más mujeres en los estudios de investigación, aún estamos lejos de una equidad de género en este tema.


“Aún estamos lejos de una equidad de género en la representación de las mujeres en los ensayos clínicos de cardiología”


Un reciente comunicado emitido por la Asociación Americana del Corazón presenta evidencia emergente en la que se han identificado varios factores de riesgo específicos de género para las enfermedades cardíacas en las mujeres, incluidas las complicaciones durante el embarazo y la menopausia prematura ¿Podría explicar en qué tipo de complicaciones del embarazo aumenta el riesgo de sufrir en el futuro ECV?


A los factores de riesgo cardiovasculares tradicionales o comunes a ambos sexos (diabetes, hipertensión arterial, obesidad o sobrepeso, exceso de colesterol y de triglicéridos, sedentarismo, tabaquismo, depresión y estrés), se agregan otros factores de riesgo específicos de la mujer: una menarca (edad en la que ocurre la primera menstruación) temprana, una menopausia precoz (antes de los 45 años), complicaciones del embarazo (embarazo pretérmino, hipertensión y diabetes gestacionales), también son factores de riesgo agregados de la mujer que llevan a producir una disfunción endotelial, inflamación y el riesgo consecuente de desarrollar las enfermedades anteriormente mencionadas.


Un dato importante que muchas veces se desconoce: las complicaciones que pueden ocurrir durante el embarazo dejan una huella en la mujer para el resto de su vida, incrementado el riesgo cardiovascular en su futuro.


¿Por qué la menopausia significa un riesgo aumentado?


Con la llegada de la menopausia comienza la disminución de la producción de estrógenos y se produce una serie de cambios en el organismo de la mujer que pueden provocar que el riesgo de enfermedad cardiovascular se multiplique. Durante el período fértil las mujeres cuentan con la protección de los estrógenos (una hormona femenina que ayuda a mantener controlados determinados factores de riesgo cardiovascular, interviniendo en la producción de colesterol, entre otras funciones). Sin embargo, al finalizar esa etapa, el perfil de riesgo cardiovascular se ve alterado: suelen aumentar tanto los niveles de colesterol en sangre como la aparición de obesidad, diabetes e hipertensión. Por eso, aunque la edad de aparición del riesgo y de los problemas cardiovasculares en la mujer es algo más tardía en comparación con los hombres, la realidad es que las cosas comienzan a igualarse o incluso superarlos a partir de los 50 años debido a los cambios que se producen con la menopausia.


¿Cuáles serían las estrategias de prevención más eficaces para todas las edades?


Las medidas de prevención en todas las etapas es el arma más eficaz para evitar la aparición de las enfermedades cardiovasculares: medidas generales como no fumar o dejar de hacerlo, llevar una alimentación equilibrada, disminuir el consumo de sal, realizar actividad física todos los días al menos por 30 minutos, mantener un peso adecuado, controlar los valores de glucosa, presión arterial y colesterol, seguir adecuadamente y no suspender si se está bajo tratamiento farmacológico por alguna de estas causas, dormir y descansar bien, tratar de manejar el estrés a través de acciones que nos ayuden a disminuirlo. Además tener en cuenta que luego de un embarazo con alguna de las complicaciones anteriormente mencionadas, la mujer además de llevar a los controles a su hijo, debe realizar su control cardiológico, ya que el riesgo cardiovascular por el hecho de haber padecido alguna de estas complicaciones permanecerá aumentado por el resto de su vida. También prestar más atención a los controles cardiológicos en la mujer al llegar la etapa de la menopausia; sobre todo si ésta se da en una edad temprana. El primer paso es el conocimiento, ya que no nos podemos cuidar de algo que desconocemos porque no lo vamos a sentir como una amenaza para nuestra salud.



Subir