PAMI no escucha


El diálogo, herramienta básica e indispensable entre dos instituciones, brilla por su ausencia, y en lugar de elegir la comunicación PAMI elige el silencio.

El diálogo es la forma de comunicación entre dos o más personas por distintos medios de transmisión; por lo que se puede generar escrito u oral, en el que las partes involucradas expondrán su punto de vista sobre algún tema y se intercambiarán ideas.


¿Cuál es la importancia del diálogo?


- El diálogo es un proceso incluyente. Todas las voces deben tener su espacio y ser escuchadas.

- El diálogo implica aprender y no solo conversar. El proceso no implica solamente sentarse alrededor de una mesa sino modificar la forma en que las personas hablan, piensan y se comunican entre sí. A diferencia de otros tipos de discusión, el diálogo requiere que tanto la autorreflexión, el espíritu de indagación como el cambio personal estén presentes. Los participantes deben estar dispuestos a tratar las causas fundamentales de una crisis y no soolo los síntomas que asoman a la superficie.

- El diálogo reconoce la humanidad mutua. Los participantes deben estar dispuestos a mostrar empatía hacia los demás, reconocer las diferencias así como las áreas de coincidencias, y demostrar capacidad para el cambio.

- El diálogo pone énfasis en una perspectiva de largo plazo. Otras formas de conversación tienden a enfocarse en los síntomas más que en las causas fundamentales de los problemas. Encontrar soluciones sostenibles requiere tiempo y paciencia.


Todo lo arriba mencionado es lo que desde FABA pretendemos en nuestra relación con PAMI, y lamentablemente la mayoría de los componentes de un diálogo sano y componedor hoy están ausentes entre las instituciones Bioquímicas y el PAMI.


No hemos tenido respuesta desde su asunción de la Directora Ejecutiva a las ya numerosos notas enviadas. Las reuniones con miembros de la segunda línea ejecutiva son encuentros donde se comunican decisiones inconsultasque no dejan lugar a la negociación, lo cual genera malestar e incomodidad.


Ya en este espacio hemos dejado en claro como fue nuestra labor y protagonismo durante la pandemia. Si nos comparamos con la mayoría de los prestadores de prácticas ambulatorias, somos, por lejos, los de mayor accesibilidad y satisfacción por parte de los afiliados al PAMI.


Aún así el diálogo, herramienta básica e indispensable entre dos instituciones, brilla por su ausencia, y en lugar de elegir la comunicación PAMI elige el silencio.


Es difícil comprender la postura del PAMI con los prestadores Bioquímicos tanto a nivel provincial como a nivel nacional, la falta de aumento en 2020 fue absorbida por la baja prestacional del mismo año, pero ese incremento pendiente tendría que hoy aparecer para que el convenio siga siendo viable para los laboratorios.


Los prestadores Bioquímicos necesitamos urgente una solución. PAMI se comprometió a acompañar el aumento paritario, pero a la fecha no sólo no da respuestas, sino que habla de incrementos para los laboratorios muy inferiores a los asumidos en sus resoluciones con otros prestadores capitados.


Desde FABA y desde la CUBRA venimos pidiendo de diferentes maneras el adecuado reconocimiento a nuestro sector.


Otra vez el doble discurso, que por un lado resalta a los prestadores del sistema de salud públicamente, pero a la hora de transformar ese reconocimiento en aranceles dignos que estén a la altura de la realidad económica nos encontramos con un muro de indiferencia, falta de diálogo y respuestas, argumentos políticos en lugar de sanitarios y un silencio poco comprensible.


Con toda razón los actores del sistema prestacional bioquímico podemos decir sin ninguna duda que: PAMI no escucha.


Dr. Claudio H. Cova
Presidente de la Federación Bioquímica de la provincia de Buenos Aires



SUBIR