• Dr. Luis A. García
Editoral

BALANCE DE UN AÑO CON MUCHOS CAMBIOS

A lo largo de este año que ya finaliza nos fuimos encontrando con distintas situaciones que generaron preocupación en nuestra actividad profesional . En general, los cambios producidos han tenido el objetivo, según la versión oficial, de “enderezar ciertos desvíos “ en el comportamiento de los principales financiadores de la salud. Como si los Bioquímicos y el resto de los profesionales fuéramos los principales responsables, tras una gestión que deja mucho que desear, y que no ha comprendido el esfuerzo permanente de nuestro sector hacia una atención focalizada en la gente, que en definitiva son nuestros pacientes.

No nos hemos rehusado a estos cambios, muy por el contrario, permanentemente hemos tratado de hacer aportes para ir mejorando la gestión y lograr un uso racional de los recursos de un Sistema de Salud que sigue atravesando una profunda crisis, situación para la que en el corto plazo no se ve avizoran cambios tendientes a mejorarla.


Estamos convencidos de que la gestión sanitaria no se puede equiparar con la económica, financiera, administrativa, de recursos humanos, etc, ya que cuando se trata de aspectos sanitarios se debe contemplar a la persona con sus demandas inmediatas, la que seguramente se va a encontrar con un profesional de la salud, dentro de nuestras Instituciones, dispuesto a atenderla y a resolver sus necesidades. En la actualidad, los conceptos del mercado basados en la oferta y la demanda, que conllevan a la concentración, tienden a ocupar un lugar preponderante en el escenario del sistema de Salud.


Otro aspecto a considerar son los cambios comunicacionales que se vienen dando en las últimas décadas. La denominada era digital y tecnológica ha modificado significativamente la comunicación, nuestros hábitos, la modalidad de trabajo y también nuestra profesión bioquímica que tiene un importante componente tecnológico como complemento fundamental del avance sostenido de la ciencia.


En la actividad profesional la capacitación permanente es un valor que hay que seguir promoviendo y alentando, al igual que la implementación de los procesos de Calidad, además de estimular la relación interprofesional con el equipo de Salud para darle valor agregado a la profesión, ya que hoy no se concibe un Sistema de Salud si no existe una genuina comunicación entre los distintos actores, en el que nuestro sector ha logrado un espacio determinante.


También tenemos que seguir fortaleciendo la UNIDAD dentro de nuestras Instituciones en una auténtica sinergia que vaya promoviendo el acercamiento entre los colegas en todos los ámbitos, ya sea gremial-profesional con Distritos y FABA , el de capacitación y Programas de Calidad con nuestra Fundación Bioquímica y el de asistencia en Insumos y equipamiento con EMSA.


Un capítulo aparte merece la integración comunicacional de los Laboratorios con FABA para mejorar la gestión en la Administración de los Convenios con los distintos financiadores y darle mayor legitimidad a nuestra Red en la administración con las Obras Sociales y Medicina Prepaga, un propósito pendiente que en el corto plazo estaremos en condiciones de presentarlo.


Los cambios han llegado y debemos afrontarlos resguardando los principios solidarios que dieron origen a nuestras Instituciones, en la enfática defensa de la fuente de trabajo y la libre elección como pilares significativos, así como una mayor conectividad que tienda a ser más eficiente nuestra Red ; en suma todo aquello que priorice al conjunto por sobre los intereses personales.


Colega , desde nuestras Organizaciones tenemos la responsabilidad de anticiparnos a los cambios y ofrecer alternativas para seguir preservando los principios fundacionales, como Bioquímicos seguir bregando en la capacitación permanente y optimizar nuestros recursos ocupando el lugar preponderante que nos ganamos en el equipo de salud.


Renovemos esfuerzos con la esperanza de seguir trabajando en proyectos que nos incluyan a todos.


Dr. Luis A. García
Presidente de la Federación Bioquímica de la provincia de Buenos Aires






SUBIR