La profesión Bioquímica, una actividad esencial


Hoy más que nunca ante la situación de la pandemia por COVID-19 los bioquímicos juegan un rol protagónico con un servicio fundamental para la protección de la salud de la población. Es el único profesional habilitado para realizar el diagnóstico confirmatorio de la infección por el coronavirus SARS CoV 2 y las pruebas serológicas de uso epidemiológico

Crisis pandémica


Desde los distintos ámbitos en los que se desempeñan como centros de investigación, establecimientos de salud públicos y privados hasta laboratorios de los hospitales más alejados de los centros urbanos, los bioquímicos y bioquímicas de todo el país resultan una pieza fundamental en estos momentos de gran preocupación aportando su conocimiento, formación, permanente capacitación, compromiso, vocación, apego a las normas y contracción al trabajo en esta titánica tarea de frenar el avance de la pandemia en nuestro país.


Y así como los bioquímico/as investigadores del Conicet se encuentran trabajando en forma colectiva para el desarrollo de test de diagnóstico, secuenciación completa del virus que circula en nuestro país y búsqueda de alternativas terapéuticas, otros en el ejercicio de su actividad clínica en los laboratorios de referencia como el Institutos de Salud (ANLIS) “Dr. Carlos Malbrán” y los laboratorios de la Red Nacional de Influenza y otros virus respiratorios del país trabajan jornadas completas en el diagnóstico confirmatorio de esta infección, generando datos definitorios en la toma de decisiones de las máximas autoridades sanitarias responsables de los destinos de la población. Y mientras es ampliamente conocido que las determinaciones bioquímicas aportan al 70% de las decisiones médicas hoy en el contexto del COVID-19 intervienen en el 100% desde la prevención, el diagnóstico, pronóstico y seguimiento de los afectados.


La figura del bioquímico, usualmente asociada a la intimidad de su laboratorio, ante esta pandemia no está lo suficientemente visibilizado por los medios de comunicación cuando realmente se encuentra en la trinchera del laboratorio procesando muestras bajo rigurosas normas de bioseguridad y protocolos de calidad que aseguran la confiablidad de los resultados que emiten, muchas veces en condiciones de precariedad laboral y de bajas remuneraciones.


El gobierno decretó el aislamiento social obligatorio para aplanar la curva de crecimiento de contagio del virus y evitar el colapso del sistema de salud argentino, señalando como esenciales algunas actividades que están trabajando a pleno, entre ellas los bioquímicos y bioquímicas que desde el rigor científico, el cumplimiento de habilitaciones del ministerio de salud, normas de calidad y acreditaciones y vocación de servicio ponen en riesgo su seguridad en pos del bien común.


Desde nuestra institución queremos reconocer la invalorable tarea que están llevando a cabo nuestros colegas para proteger la salud de la comunidad toda.



SUBIR