• Dr. Claudio Cova, presidente de FABA

Sin anticuerpos ante la pandemia


"La profesión bioquímica adquirió desde el comienzo de la pandemia un rol preponderante y nos transformamos en esenciales dentro de los esenciales".


por Dr. Claudio H. Cova. Presidente de la Federación Bioquímica de la provincia de Buenos Aires


Llevamos casi ocho meses de pandemia, desde nuestro país exhibimos un récord mundial, y no uno de esos que nos enorgullecen por alguna conquista científica o deportiva, sino por establecer unas medidas sociales restrictivas sin parangón en el resto del planeta.


El falso dilema salud o economía se nos vino encima como una bola de nieve, y nos demuestra, por si hacía falta, que ambas van íntimamente unidas y el fracaso de una de ellas lleva implícito el de la otra.


La profesión bioquímica adquirió desde el comienzo de la pandemia un rol preponderante y nos transformamos en esenciales dentro de los esenciales. ¿Era necesario atravesar una crisis sanitaria inédita, una pandemia, para poder visualizar que nuestro sistema de salud está agonizando?


De ninguna manera, todos los actores ya lo sabíamos, porque venimos de años de hacer malabarismos con los costos, que siempre van por delante de los aranceles y honorarios profesionales, porque vemos las estructuras roídas y abandonadas de los hospitales públicos, porque somos los actores de una obra maestra donde el olvido y la indolencia son la escenografía principal.


Aún así todos los días miles de bioquímicos, en toda la provincia de Buenos Aires y a lo largo y ancho del país, abren las puertas de sus laboratorios, exponiéndose ellos y a su personal al contacto directo con la población en momentos de la mayor circulación viral comunitaria.


Nunca dejamos de brindar nuestros servicios, nunca especulamos con no gastar insumos aún sabiendo que la reposición es cada vez más cara, nunca escatimamos el uso de elementos de protección personal aunque los financiadores no los reconozcan, nunca negamos la incorporación de nuevas y costosas medidas de seguridad e higiene, aunque eso no implique un código adicional para poder facturarlo.


Protagonistas del diagnóstico


Está llegando el momento en que, más allá de las palabras de reconocimiento en notas periodísticas y declaraciones de funcionarios y gerentes de ocasión, todo nuestro trabajo se empiece a valorar de la manera que nos merecemos.


El Sars CoV-2 vino para quedarse un buen tiempo, nosotros, ahora protagonistas del diagnóstico, debemos aprovechar para poner arriba de la mesa todas las necesidades de nuestro sector.


Desde FABA trabajamos día a día para que todos los financiadores reconozcan nuestros justificados reclamos.


Gestiones en pos de aumento de aranceles, incorporación de prácticas, acortamiento de los plazos de pagos, así como la asistencia permanente y conjunta con FBA y EMSA, son algunas de las tantas acciones que llevamos a cabo en la tarea cotidiana.


Lamentablemente las respuestas no son siempre las esperadas, una catarata de excusas y sinrazones, suele ser la devolución tanto del Estado como de los financiadores privados.


Agradecemos el apoyo, el compromiso, la compresión y el esfuerzo de todos y cada uno de los federados.


Son momentos críticos, singulares, difíciles, estamos en presencia del mayor desafío a la salud mundial. Millones de personas amenazadas y generando respuestas con diferentes resultados, según la organización de cada sistema de salud.


Como era de esperar particularmente en nuestro país, la pandemia nos golpea ferozmente y desnuda todas las falencias en el sector de la salud que arrastramos de años de falta de planificación, de políticas serias y consensuadas, de la participación de los que tienen la experiencia y el conocimiento, más aún, hasta hace poco ni siquiera teníamos un Ministerio.


Llegó el temido Sars CoV-2 y nosotros en nuestra querida patria, lo recibimos sin anticuerpos.


SUBIR