PROSIGUEN LAS TRATATIVAS CON LAS PREPAGAS MÉDICAS

Redoblada firmeza en la posición de FABA

A partir del primero de agosto último las empresas de medicina prepaga aplicaron un nuevo incremento, del 7,5 %, en el valor de las cuotas que cobran a sus afiliados, de acuerdo a la autorización brindada por el gobierno nacional, a raíz de lo cual, y tal como se adelantara en la última edición de FABAInforma, la Federación Bioquímica comenzó una nueva ronda de las siempre difíciles negociaciones arancelarias con esas compañías.


Los acuerdos todavía no se han cerrado con la mayor parte de las empresas del sector, y las tratativas están en un punto en el que, resumidamente se podría decir, que la discusión se ubica entre un seis y un 7,5% aunque algunas de las prepagas pretenden hacer efectivo el incremento a partir de septiembre y otras desde agosto, mismo mes en el que comenzaron a aplicar el incremento.


Desde luego, la Federación Bioquímica está parada sobre la aspiración inicial, es decir, la de lograr un 7,5% de mejora arancelaria retroactiva a agosto y es por ello que las negociaciones aún no han tenido un desenlace, aunque la mayoría de las prepagas tuvieron que abandonar sus reticentes posiciones iniciales.


Hay que recordar que el anterior incremento que las prepagas habían aplicado a las cuotas de sus afiliados había sido del 7,5% a partir del primero de junio último, y que en las posteriores negociaciones sostenidas con los prestadores bioquímicos, algunas de las empresas aplicaron mejoras arancelarias que, según los casos, fluctuaron entre el 6 y el 7,5 %, desde junio y en otras desde julio.


El primer incremento del corriente año que aplicaron las prepagas médicas había sido del cuatro por ciento y, al igual que con lo acontecido con la última mejora que habían instrumentado el 2017, sólo habían trasladado a sus efectores alrededor de la mitad de esos guarismos, por lo que la Federación Bioquímica viene endureciendo su posición de cara a este sector.


Paritaria con sanidad


Finalmente se llegó a un acuerdo con el gremio de Sanidad con respecto a la paritaria de los trabajadores de los laboratorios bioquímicos que, en términos generales, es igual al resto de los diferentes rubros que componen el abanico de empleadores de los afiliados de esa asociación sindical.


La Federación Bioquímica, como se sabe, después de varios años en los que se tuviera vedada la participación de nuestro sector en la representación patronal, toma parte en las negociaciones.


El número final de la pauta salarial del año en curso ha sido del 27,5 % con un desglose del diez por ciento en julio, un cinco en agosto, el pago de una bonificación por única vez en el Día del Trabajador de Sanidad (21 de septiembre) de 1.325 pesos, otro 5 % en octubre y un porcentaje igual desde noviembre, más un 2,5 % en febrero del año próximo.


Costos e insumos


La brutal escalada del dólar producida a fines de agosto pone en jaque a las economías de los laboratorios de análisis clínicos con una trepada sumamente fuerte y desgastante de los insumos.


Pero antes de que la cotización del dólar traspasara los treinta pesos, ya los precios de los insumos habían alcanzado valores más que preocupantes, no solamente por la suba del dólar sino además, por el incremento de sus valores en moneda estadounidense, algo que desde algunas entidades endilgan a cuestiones de cartelización.


Si bien se relaciona esa situación a “la combinación de factores internos y externos, pero principalmente la fuerte suba del dólar”, la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra) y la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Ambulatorio (Cedim), señalaron que entre marzo y julio de este año, los prestadores de salud, incluidos los bioquímicos, enfrentaron un aumento en los precios de los insumos que ronda el 27% en promedio.


Además del aumento del dólar, desde Adecra y Cedim también consignaron que las características oligopólicas del mercado de insumos hacen posible un acuerdo para mayores precios.



SUBIR