La prioridad es que no se corte la cadena de pagos


Más allá de la necesidad de recomponer las retribuciones profesionales, los financiadores de la salud deben garantizar los pagos regulares

La situación económica del país se sigue agravando, con una inflación que cobró mayor aceleración a partir de la nueva devaluación de la moneda argentina ocurrida inmediatamente después de las elecciones primarias del 11 de agosto y la posibilidad de que se produzca una crisis financiera gubernamental ante la incertidumbre del desembolso de un nuevo tramo del cuantioso préstamo del Fondo Monetario Internacional.


Este cúmulo de factores, de algún modo, genera inquietud sobre las finanzas de las grandes obras sociales estatales como el IOMA y el PAMI. Pero además, la sangría constante de puestos de trabajo formales en la actividad privada y el retraso del poder adquisitivo real de los sectores asalariados, impactan directamente sobre los fondos de las obras sociales sindicales, las que en su mayoría viene teniendo problemas para sostener la calidad del acceso a la salud de sus afiliados, algunas de ellas recurriendo a gerenciadoras, todo lo cual no hace más que enrarecer el ya de por sí complicado panorama. Lógicamente, a este cuadro de situación, y en el caso particular de los bioquímicos, preocupa sobremanera el indetenible encarecimiento de los insumos importados para numerosas determinaciones y de los gastos de funcionamiento de nuestros laboratorios.


Por todo ello es que desde la Federación Bioquímica consideramos que la prioridad del momento es que no se interrumpa la cadena de pago de los distintos agentes financiadores del sistema de salud para con los profesionales del sector.


Si ya los aranceles que se abonan resultan insuficientes, una interrupción de los pagos mensuales sería un golpe imposible de asimilar por la inmensa mayoría de los profesionales del laboratorio de la provincia de Buenos Aires.


Por eso es que preocupan algunos, por ahora pequeños, retrasos que en sus pagos han registrado en septiembre tanto el IOMA como el PAMI (ver página 3).


Es importante recalcar que se prosigue con el constante accionar gremial tendiente a lograr mejores retribuciones tanto con las obras sociales estatales como con las de naturaleza sindical y también con las empresas de medicina prepaga, pero en este momento y en virtud de la situación general imperante, en vísperas de las elecciones generales del 27 de octubre, la preocupación mayor es que no se interrumpa la cadena de pagos.


GESTIÓN ANTE ARBA


Por otra parte, se debe recordar que hace poco menos de dos meses, las autoridades del Instituto de Obra Médica asistencial, durante un encuentro con las distintas Federaciones de sus prestadores, habían indicado la posibilidad de que el Estado bonaerense dispusiese algunos beneficios impositivos para con los profesionales de la salud.


Luego de algunas semanas sin que se produjesen novedades en la materia, la Federación Bioquímica decidió por su cuenta encarar la problemática iniciando gestiones en la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires, ARBA, organismo con competencia directa en las cuestiones impositivas bonaerenses.


Con tal objetivo, desde FABA se cursó el 18 de septiembre una nota al Director Ejecutivo de ARBA, Cr. Gastón Fossati, para expresar los puntos de vista de la Federación Bioquímica sobre el “Impuesto sobre los Ingresos Brutos, el Régimen de Recaudación y la Duplicidad de la retención en la Actividad de los Profesionales Bioquímicos”.


En la misiva, se expresó que FABA “lleva adelante convenios con numerosas obras sociales, entre otras el IOMA y el PAMI, y con empresas de medicina prepaga. Luego de la realización del trabajo profesional y la posterior gestión de nuestra Institución para la facturación y percepción de los honorarios, los profesionales bioquímicos, adheridos a nuestra Federación, cobran sus prestaciones” brindadas a los afiliados de aquellas.


“Ahora bien -se añadió- los bioquímicos están sujetos a un régimen de retención del Impuesto sobre Ingresos Brutos desde nuestra Entidad, por ser ésta Agente de Retención de ese tributo, según Disposición Normativa Serie 001/04. A su vez, la acreditación del cobro de dichos servicios en cuenta también se encuentra sujeto a una percepción de Ingresos Brutos, lo que trae como consecuencia una duplicidad de retenciones en ese impuesto sobre la misma prestación”.


También se hizo hincapié en que esa retención, “que en la actualidad asciende al 1,5 % por la actividad (851401) cuando el pago es realizado a través de ´colegios y organismos profesionales, los mismos actuarán como agentes de recaudación del impuesto sobre los ingresos brutos, respecto de los pagos que se efectúen en concepto de honorarios a profesionales´, según expresa la norma mencionada en su Título V, Capítulo IV, Sección Cinco: Regímenes Especiales de Retención, Parte Quinta: Honorarios”.


“Por otra parte, los profesionales reciben las transferencias en sus respectivas cuentas bancarias, a los cuales, encontrándose dentro de los padrones establecidos por ARBA, se les realiza la percepción en las cuentas bancarias, por la aplicación del Régimen de retención sobre los créditos bancarios establecido en el artículo 462 de la DN 001/04. Es así como por un mismo hecho imponible se realizan dos retenciones, lo que da lugar en la mayoría de los casos, a que los profesionales del sector acumulen permanentemente saldos a favor”, se explicó al titular del organismo recaudador provincial.


Además, se señaló que “la actividad bioquímica está transitando serias dificultades en el funcionamiento de los laboratorios clínicos, entre otras cosas, por la gran devaluación sufrida en los últimos tiempos atento a que prácticamente los insumos y el equipamiento se encuentran dolarizados, y los distintos sistemas de salud no vienen contemplando esta realidad”.


Por lo expuesto, consideramos conveniente, para la actividad realizada bajo el código 851401, se suspenda y/o derogue la aplicación del régimen de recaudación bancaria, no incluyendo a quienes realicen dichas actividades en los respectivos padrones comprendidos en el régimen de retención sobre créditos bancarios”, se enfatizó.


En la parte final de la nota se indicó que “por todo lo expresado, y con el propósito de aportar más detalles acerca de la situación de los laboratorios de análisis clínicos, es que solicitamos al Sr. Director Ejecutivo, evalúe la posibilidad de concedernos una reunión”.


OTRAS VOCES


La gravedad de la situación de los distintos prestadores de salud hace que otras voces salgan públicamente a reclamar situaciones que pongan contención a este preocupante cuadro de deterioro que, además, amenaza a la accesibilidad a la salud y la excelencia de las prestaciones de cada disciplina. En ese marco, clínicas, sanatorios, hospitales privados, centros de diagnóstico y tratamiento, geriátricos y psiquiátricos de todo el país realizaron el 17 de septiembre una presentación oficial ante la cartera de Producción y Trabajo de la Nación, en la que dieron a conocer en detalle la delicada problemática estructural de salud en materia económica, impositiva y fiscal, a nivel sectorial con alcance nacional, que arrastra su caída desde la crisis de 2018 y que se agudizó aún más con la devaluación e inflación “post PASO”.


Sin desconocer “la necesidad de los trabajadores por recomponer lo que perdieron de sus bolsillos”, se advirtió que no podrán pagar el bono de cinco mil pesos impuesto por el Gobierno y que “está hasta en duda el cumplimiento de los salarios pactados por convenio”. También, pidieron con urgencia que se convoquen reuniones ante el Gobierno con el Sindicato de la Sanidad, la entidad gremial que representa al personal de los prestadores, y anticiparon que “de no atenderse esta problemática en muy breve lapso, nuestras empresas se verán involucradas en situaciones no deseadas: reformulación de las condiciones de trabajo y salariales, suspensión de personal, despidos y cierres”.


Además de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (ADECRA) y la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Ambulatorio (CEDIM), firmaron el documento la Confederación Argentina de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados (CONFECLISA), la Cámara de Entidades Prestadoras de Salud (CEPSAL), la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (CADIME), la Asociación Argentina de Establecimientos Geriátricos (AAEG) y la Cámara Argentina de Clínicas y Establecimientos Psiquiátricos (CACEP).



SUBIR