FABA reclamó a todo el arco financiador una suba del 40%




La Federación Bioquímica al concluir febrero, de manera formal y luego de que se resolviera el primer tramo de la negociación paritaria con la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA), cursó reclamos a todas las empresas de medicina prepaga y a las obras sociales sindicales, para que instrumenten desde marzo un aumento arancelario del 40% de modo de poder hacer frente a los incrementos salariales de los trabajadores de nuestros laboratorios.


Esa mejora salarial se hará efectiva con un primer tramo del 30% en febrero, sobre los básicos vigentes a diciembre 2023, y una segunda cuota del 12% en marzo. También hay que recordar que con los sueldos de enero se debió pagar un bono de “gratificación” por única vez de 70.000 pesos.


Cabe aclarar que el PAMI y el IOMA no están comprendidas en el citado reclamo.


Además, en la paritaria de febrero quedó acordado que las partes llevarán a cabo “un monitoreo permanente de las variables económicas para analizar nuevos aumentos” correspondientes a la pauta salarial 2024 del gremio de Sanidad.


En forma previa a la realización de la paritaria, FABA había acordado con las empresas de medicina prepaga una suba arancelaria del 25% para febrero, además del correspondiente reconocimiento del pago del Acto Profesional Bioquímico (APB), cuyo valor actual es de 9.000 pesos.


También en febrero, antes de la paritaria, se prosiguió con las negociaciones con las distintas obras sociales sindicales obteniéndose mejoras de nuestras remuneraciones, como siempre, en función de las posibilidades concretas de cada gremio, pero para marzo, más allá de las circunstancias propias de cada obra social, se reclama una suba arancelaria del 40%.


Por otra parte, no se puede soslayar que el panorama del sistema sanitario solidario de nuestro país se encuentra actualmente ante una muy complicada coyuntura.


Esta preocupante situación se plasma en función, entre otras cuestiones, a que, de acuerdo a coincidentes noticias periodísticas no desmentidas desde el gobierno, la Superintendencia de Servicios de Salud “no les giró en enero a las obras sociales sindicales alrededor de 5.000 millones de pesos correspondientes al programa SUR que subsidia los tratamientos de alta complejidad y los medicamentos de alto costo”.


Las mismas versiones, como siempre filtradas a la prensa extraoficialmente por fuentes gubernamentales, dieron cuenta que desde el Poder Ejecutivo Nacional se dio aviso a los sindicatos de que también se “recortarán fondos al financiamiento de servicios para discapacitados y la atención médica de jubilados y monotributistas”, aunque no se brindaron precisiones con respecto a la cuantía de esa merma del flujo de fondos a las obras sociales gremiales.



SUBIR