• Dres. María Alejandra Moreno García y José Jesús Muñoz Escobedo, académicos de la Universidad Autónoma de Zacatecas (México) de visita en FABA.

ESPECIALISTAS EN CAMBIO CLIMÁTICO Y DESARROLLO SOSTENIBLE VISITARON FABA

Por Ana M. Pertierra

La Dra. María Alejandra Moreno García, Presidenta de la Sociedad Internacional de Cambio Climático, docente e investigadora de la Universidad de Zacatecas y el Dr. José Jesús Muñoz Escobedo, su esposo y colega, también miembro del claustro de la universidad mexicana pasaron por FABA y dialogaron acerca de los tópicos de su especialidad

Si bien ya han venido varias veces a la Argentina, en cada nuevo encuentro con sus pares de nuestro país renuevan sus lazos académicos. En este mes de diciembre su visita se prolongó por casi 10 días. Los Dres Moreno García y Muñoz Escobedo estuvieron en la Facultades de Veterinaria y Odontología de Universidad Nacional de La Plata. Acompañados por los Dres. Oscar Linzitto y Nilda Radman se llegaron hasta FABA donde conversaron con esta cronista sobre su actividad científica.


Desde el año 2011 existe el hermanamiento de la mexicana Universidad Autónoma de Zacatecas y la argentina Universidad Nacional de La Plata. “En nuestro caso particular la interacción es con las Facultades de Veterinaria y Odontología pero también han venido compatriotas de las Facultades de Letras, Biología, Docencia superior, y el próximo año están por venir 10 compañeros a la Facultad de Ciencias Económicas”, comentó la Dra. Moreno García para explicar sus sucesivas visitas al país y en especial a la ciudad de La Plata.


La Dra. Alejandra Moreno García es Presidenta Honoraria de la Sociedad Internacional de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible, Líder Investigadora y forma parte de la Red de 92 universidades mexicanas. Es Médica especialista en Parasitología y luego de casi 20 años de investigaciones sobre aspectos inmunitarios ha desarrollado una vacuna contra la Triquinosis.


Consultada por FABA-INFORMA acerca de sus investigaciones sobre la vacuna experimental contra Trichinella spiralis, Moreno García recordó: “En 1988 empezamos a trabajar en técnicas diagnósticas para la triquinelosis (triquinosis) ya que apenas se estaban definiendo cuáles eran los antígenos específicos para esta enfermedad. Llegamos a la conclusión de que la técnica diagnóstica de elección es un western-blot, a pesar de que existen Elisa, inmunofluorescencia y otras, la que define el diagnóstico es el western-blot”, puntualizó Moreno García.


Y – agregó – entre los antígenos inmunodominantes trabajamos con el de 45 kdalton aunque hay un triplete de antígenos de 42, 45 y 48 kdalton. Los primeros trabajos fueron en modelos experimentales en ratones y ratas con un esquema tradicional de inmunización de 4 aplicaciones.


La especialista explicó que en 2005 evaluaron la efectividad tanto de la vacuna con el extracto total del parásito de la larva infectante como la desarrollada con el antígeno 45 kd. “Y encontramos que tenía mejor efecto protector la del antígeno 45 kd”.


Asimismo – señaló – que luego de evaluar variables como el estado nutricional y el estado hormonal del animal, condiciones que influyen en la susceptibilidad a la enfermedad, determinaron que el antígeno 45 kd tenía un efecto protector estadísticamente significativo tanto en cerdos mal nutridos como castrados (la castración es un práctica para favorecer el aumento de peso, el mejor sabor de la carne, entre otros atributos).


Posteriormente estudiaron la modificación del esquema de aplicación porque el tradicional de 4 aplicaciones es costoso y poco práctico.


Prevención y curación


“El objetivo de nuestra investigación es lograr romper la cadena de transmisión de la enfermedad del cerdo al humano. Entonces en los últimos tres años hemos estudiado la vía sublingual de aplicación con dos planes de aplicación. En ambos vimos que había un efecto protector pero mayor por vía sublingual de la proteína”.


El último trabajo de estos especialistas mexicanos ha sido la inmunoterapia de cuatro aplicaciones sucesivas pero con el agregado de un inmunomodulador y de esa manera encontraron un efecto protector en un 97% de los casos.


Luego hicieron el seguimiento de estos animales infectándolos con el parásito y viendo después lo que sucedía para confirmar el efecto protector de la inmunización. “También lo hemos probado como tratamiento curativo de la infección, en ambas situaciones fue efectiva y el tejido infectado vuelve a su estado original. El reto ahora sería aplicarla en cerdos de vida libre”, señaló.


Estos excelentes resultados de investigación a nivel de la ciencia básica no son suficientes, sino que se requerirá de próximos estudios antes de pueda alcanzar la producción a escala de esta vacuna animal.


“Se ha obtenido el efecto de protección tanto para prevenir la infección como para el tratamiento de animales infectados. Sin embargo, antes de poner a disposición de un tercero esta vacuna queremos aplicarla a cerdos de traspatio (libre pastoreo)”, dijo.


También han estudiado la acción de algunos medicamentos contra este parásito tan resistente, como el abendazol que después de 14 días de tratamiento desaparece la larva infectante y otros como la rifampicina, que después de 10 días de este tratamiento antibiótico desaparece el parásito aunque no se conoce aún el mecanismo de acción.


Sociedad de Cambio climático y desarrollo sostenible


La Dra. Alejandra Moreno García es presidente honoraria de la Sociedad de Cambio climático y desarrollo sostenible, un grupo de trabajo que se originó en 2008 en la Universidad Autónoma de Zacatecas conjuntamente con el sector privado y el gubernamental.


“Por esos años se conocía poco del impacto del Cambio climático, entonces se propuso organizar un primer congreso como evento internacional con invitados de otros espacios teniendo como matriz del impacto del cambio climático la energía, la gestión de residuos, la desforestación, entre otros”, explicó Moreno García.


Para la especialista lo fundamental en el cambio climático es la población humana, que en esos años era de 7.000 millones y actualmente ha llegado casi a los 10.000 millones de habitantes.


“La actividad humana, como los demás factores tienen un impacto en la producción del efecto invernadero. Y en ese marco se da el efecto sobre la salud humana pero también se tuvo que ampliar el concepto a la salud animal y vegetal”, aclaró.


En 2009 tuvo lugar el 1º Congreso en México con una aceptación muy importante de la comunidad científica así como de representantes de otros sectores. “ En este 1º congreso la Dra. Nilda Radman (de la UNLP) fue invitada en el contexto de salud humana en relación a la parasitología.”, contó Moreno García.


De ese primer encuentro participaron Argentina, Colombia, Canadá y Estados Unidos. El 2º Congreso se dio en Zacatecas bajo la temática de energías y en esa oportunidad participaron 10 países. Así este proyecto se fue ampliando y se vio la necesidad de que no fuera su única sede México. Dos académicos argentinos los Dres. Oscar Linzitto y Nilda Radman tuvieron la iniciativa de organizarlo en la ciudad de La Plata donde se realizó el 3º congreso en 2011, el 4º fue en México en la Universidad Autónoma de Nueva León, y el 5º y último congreso se llevó a cabo en la Universidad de La Plata en 2016.


“Actualmente la Dra. Nilda Radman es la vicepresidente de la Sociedad de Cambio climático. Sin embargo, los compañeros de Colombia quieren tener la sede de la próxima reunión”, contó Moreno García.


Según Moreno García estamos sufriendo las consecuencias del cambio climático con las inundaciones, sequías, tormentas, y todos los cambios meteorológicos que son consecuencia de la gran cantidad de habitantes en el planeta, dela contaminación ambiental, del agua, aire y suelo. Y organismos patógenos como virus, bacterias, parásitos, han pasado a jugar un papel transversal y están impactando en la salud animal, humana y vegetal. Y –añadió– para poder poner en caja un desarrollo sostenible se va tener que trabajar en forma conjunta lo económico, la sociedad y lo ambiental y eso debe partir de las universidades que es el lugar donde se genera el pensamiento y el conocimiento. Y si ahora hemos empezado a mantener lo que hemos dañado, de ahora en más debemos corregir ese daño para el desarrollo sostenible.


Cultura ambiental


Para este desafío de cuidar el planeta las universidades deben jugar un rol central. “Desde los años 80 las universidades no solo tenían un espacio para la investigación sino que se empezó a trabajar en gestión ambiental, en lo que se refiere al cuidado del agua, la energía, el manejo de residuos, espacios verdes, espacios libres de humo de tabaco, etc, pero no bastaba con tener los contenedores de separación de residuos, entonces surge un concepto que es el de la ambientalización de las currículas: todos los campos disciplinares en forma transversal, docente, alumno y trabajador deben tener esa visión ambientalista conociendo las acciones que se deben llevar a cabo para un desarrollo sostenible. De modo que cuando el alumno egrese lleve ese concepto de sostenibilidad y de ese modo impacte en la sociedad”, recalcó.


Para Moreno García, es una cascada el efecto de la actividad humana en el medio ambiente. “En estos últimos 100 años el cambio climático, que siempre existió, se aceleró de una forma preocupante y no estamos preparados para las situaciones extremas a causa del cambio climático y nos faltan muchos años para ser sostenibles”, sostuvo.


Y si bien considera que las universidades son muy importantes como actividad pensante, el manejo económico es responsabilidad de los gobiernos. “ Ahora bien, si formamos personas, buenos ciudadanos en este conocimiento llegaremos a tener autoridades gubernamentales en los distintos estratos de la administración bien formados en este tema y se podrá limitar la corrupción en todo lo referido a los recursos naturales agua, energía y hasta el aire, que son recursos muy valiosos”, dijo y –agregó– es nuestra obligación porque un estudiante formado va a tener otra visión del mundo para que se retroalimente el sistema.


Según la especialista en la búsqueda de la calidad de vida de los seres vivos, hoy con 9.500 millones de habitantes en el planeta, “todos tenemos que estar involucrados”.


Para ello, considera fundamental la educación sobre todo en las edades tempranas. “ Formar a los niños y jóvenes que son multiplicadores de estas acciones”, dijo.


Acompañó a la Dra. Moreno García en su visita por Argentina, su esposo el Dr. José Jesús Muñoz Escobedo, químico, farmacéutico, biólogo con maestría en ciencias biomédicas con especialidad en microbiología.


Formado en el área Biomédica, Muñoz Escobedo explicó: “Nuestro cuerpo académico en la Universidad de Zacatecas tiene dos líneas de investigación una esta involucrada en medioambiente y la otra en la relación huésped- parásito y nutrición. En su estadía en la ciudad de La Plata Muñoz Escobedo visitó la Facultad de Odontología. “El objetivo de este encuentro ha sido establecer un convenio de actividades entre ciertas facultades de la UNLP con las de la Universidad de Zacatecas México, tanto para estudiantes como para profesores en el contexto de la cultura ambiental, es decir el manejo de residuos, infecciones cruzadas en odontología, entre otros temas”, concluyó.





SUBIR