Consensos para una reforma del Sistema de salud


Organizada por Grupo PAIS –Pacto Argentino por la Inclusión en Salud- se llevó a cabo el viernes 29 de octubre vía zoom, la 1ra. Jornada de Salud Pública bajo la consigna “¿Es posible construir consensos para una reforma del Sistema de Salud?”


“La pandemia va a reivindicar fuertemente a la salud pública como el eje sobre el cual se mueve el sistema de salud” sostuvo Carlos Vassallo, presidente de Grupo PAIS y señaló que “la salud pública tiene que tener un rol desde el punto de vista económico, sanitario y operativo mucho más importante”.


“Hay que trabajar fuertemente en la prevención” dijo y agregó que “esto significa volver a avanzar con una salud territorial. Reclamemos esa presencia que nunca se debió haber dejado de lado”.

En la mesa “El sector salud en la Argentina ¿Es necesaria y posible una reforma del sector salud?” Fernando Avellaneda, presidente de la COSSPRA -Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina- señaló que un sistema de salud ideal “debería tener como cualidades ideales ser universal, integral, equitativo y sostenible económicamente”. Y destacó que el Observatorio de la entidad permitió determinar que el 25 por ciento de la población asegurada del país lo está a través de las obras sociales provinciales mientras que el 52 por ciento estaría alcanzada por las políticas de salud de las obras sociales sumadas a la cobertura estatal exclusiva. Esto da como resultado un total de 36 millones de consultas anuales y más de 900 mil egresos con un gasto anual que equivale al uno por ciento del PBI. “Es necesaria y posible una reforma del sistema de salud y tiene que tener en cuenta qué vamos a hacer con el acceso a medicamentos y las tecnologías sanitarias, con qué recursos humanos vamos a contar y cuál es la estrategia de atención de la salud” dijo y destacó que entre las oportunidades y posibilidades está la responsabilidad de estar en agenda y tener una mirada y abordaje federal. Avellaneda sostuvo además que “la estrategia no va por el lado de la estatización ni con financiadores exclusivos ni con efectores propios exclusivos” y resaltó que hay que optimizar y sincerar los recursos. “Hay lugar para todos pero tenemos que estar mejor organizados y ser más eficientes”. “Nos vamos a equivocar menos si no perdemos de vista que el centro de las reformas deben ser nuestros pacientes”, afirmó.


Coincidencias de diagnóstico


Armando Reale, especialista en salud pública y sistemas de salud e integrante del consejo académico del Grupo PAIS señaló: “no sé si hay consensos pero sí hay coincidencias que se manifiestan en los diagnósticos”, explicó que “hay coincidencia en la necesidad de hacer cambios” al tiempo que se preguntó “qué cambios hay que hacer y cómo llevarlos adelante”. “Los cambios buenos son los que introducen mejoras, que permiten que se pueda ir avanzando y no pensar que se puede resolver con decisiones verticales sin tener demasiados acuerdos” dijo y advirtió que “los cambios suponen responsabilidad en el financiamiento y en la disminución de las desigualdades”.


“Aún no se sabe si la nueva Ley va a incorporar a todos los subsectores o se referirá a modificaciones en alguna parte del todo y eso genera resistencia” agregó y subrayó que “se requiere negociación y decisión política para poder avanzar en lograr consensos y producir mejoras”.


“Muchos proyectos quedaron truncos porque se propone la centralización en el Ministerio y eso conspira contra el federalismo” analizó Reale y señaló que “hay que usar los contratos para descentralizar, para promover una relación distinta entre Nación y las provincias para una mejor gobernanza sobre el sistema, para sostener los principios de universalidad, sostenibilidad y equidad”.


Finalmente Ricardo Izquierdo, representante de la Fundación de Estudios e Investigaciones Administrativas en Salud -FEIAS- hizo un diagnóstico preliminar que determinó que “el modelo de atención no responde a las necesidades de la población al tiempo que padece de un déficit de gobernanza y liderazgo”.


Por otro lado, sostuvo que el estado de emergencia permanente amenaza su sostenibilidad y marcó además que se está ante una actuación en compartimientos estancos sin integración de los sistemas “con recurrentes problemas de financiamiento y procesos burocráticos no integrados con tiempos interminables”.


Asimismo, señaló entre los inconvenientes a las normativas legales que traban o limitan actividades y sistemas de control que burocratizan y retrasan la ejecución.


Izquierdo subrayó a la Gobernanza como una de las acciones transformadoras que permitirán desarrollar un Plan Estratégico de Salud que permita elaborar un informe provincial de carga de enfermedad, pautas para la elaboración de una cartera provincial de salud y recomendaciones para fortalecer la vigilancia epidemiológica. Y subrayó entre otros aspectos, la necesidad de hacer un análisis de cobertura provincial de medicamentos.


“La clave es dar continuidad en el tiempo a las buenas políticas que se implementen” como una de las condiciones de sustentabilidad, concluyó Izquierdo.


Fuente: FEMECON



SUBIR