39º Encuentro Puertas Abiertas

Hospitales y Laboratorios verdes


El pasado 6 de agosto tuvo lugar este encuentro en el que los integrantes del programa Biosega de FBA expusieron sobre el rol de la logística de los desechos y el transporte de especímenes de diagnóstico como parte de una política ambiental y sanitaria


  • Dra. Nilda Fink, directora del PROES-FBA

En primer lugar, la Dra. Nilda Fink, directora del programa PROES de FBA que organiza estos encuentros, hizo la presentación de los disertantes: el Dr. Horacio Micucci y la Mg. María Constanza Munitis.


A continuación, el Dr. Horacio Micucci, Director del Programa de Bioseguridad, Seguridad en Instituciones de Salud y Gestión Ambiental (BIOSEGA)-FBA, Doctor de la Universidad de Buenos Aires – Área Farmacia y Bioquímica, y Magíster en Epidemiología, Gestión y Políticas de Salud – Instituto de Salud Colectiva-Universidad Nacional de Lanús, se refirió al concepto de Bioseguridad ampliada. “Dentro del establecimiento de salud es un aspecto muy importante de la atención sanitaria”, dijo y –agregó– la bioseguridad es un deber pero también es un derecho de los pacientes a no ser contaminados y de los trabajadores del sistema de salud y un derecho del medio ambiente”.


Recordó conceptos de la bioseguridad ampliada en sus cuatro estratos: dentro del establecimiento de diagnóstico, dentro del establecimiento de producción, hacia el exterior: entorno próximo y riesgo regional, y bioseguridad de fronteras, destacando que “éstos dos últimos son el ambiente y nos incluye”. La bioseguridad –dijo– es un aspecto importante de la calidad de la atención sanitaria y recalcó la tarea de concientizar a los bioquímicos para elaborar una política sanitaria ambiental de Estado.


El especialista hizo hincapié en poner el foco no tan solo en el desecho sino en la producción de gran cantidad de descartables e hizo referencia al principio impulsado por la ONG “Sanar sin dañar” de las Tres R: Reducir, Reusar y Reciclar impulsando una producción que “se centre en el producto que puede reusarse para de ese modo proteger el medioambiente”.


En cuanto a las responsabilidades de un laboratorio de análisis clínicos, Micucci dijo que “en el laboratorio hay dos formas principales en las que el desecho pone en riesgo al medioambiente: el descarte y disposición final de residuos patogénicos y transporte exterior de material biológico peligroso (especímenes de diagnóstico)”.


Por eso, destacó el rol de la logísitica, “la ciencia y el oficio para poner un material en el lugar indicado en el momento indicado en las condiciones indicadas y al menor costo económico y social”.


En cuanto al concepto de la biocustodia ampliada de la OMS, Micucci resumió como “medidas y redes de protección para reducir el riesgo de agentes biológicos o toxinas”.


En la gestión de residuos puede haber dificultades y errores. Por ejemplo –dijo– cuando un transportista no retira la totalidad de los residuos genera riesgos y juicios. “Seguir normas resulta siempre más económico”, sostuvo.


  • Dr. Horacio Micucci, director de BIosega-FBA y Ms.María Constanza Munitis, responsable del área Gestión ambiental de Biosega

Hospitales verdes


Micucci contó que “hay una red de hospitales verdes y saludables promovida por la Fundación norteamericana `Sanar sin Dañar´ y lanzada en 2012 en Argentina, Australia, Brasil, Filipinas, Suecia, EEUU, etc. Hasta marzo de 2019 hay 1179 hospitales, centros de salud, sistemas de salud, organizaciones académicas y profesionales que representan los intereses de más de 36.000 hospitales y centros de salud en 55 países”. En Argentina están el Hospital Garrahan, el Hospital Británico, Hospital Italiano, Hospital Fernández, Hospital provincial de Rosario, entre otros.


Comentó que existen 4 categorías de membresía dependiendo del tipo de establecimiento u organización.


“Como nosotros hace 25 años que venimos trabajando en este tema es nuestra intención buscar la manera de ingresar como laboratorio miembro en una categoría correspondiente”, dijo.


Para ello, deben ser cumplidos al menos dos objetivos, por ejemplo demostrar una buena gestión de residuos capaz de bajar costos.


Entre los diez objetivos de los hospitales verdes, Micucci detalló:
1- Liderazgo: priorizar la salud ambiental
2- Sustancias químicas: reemplazar las sustancias químicas nocivas por otras más seguras
3- Residuos: gestionar de manera segura los residuos de los establecimientos de salud
4- Energía: implementar eficiencia energética y el uso de energías limpias renovables
5- Agua: reducir el consumo de agua de los hospitales y suministrar agua potable
6- Transporte: mejorar las estrategias de transporte para pacientes y empleados
7- Alimentos: comprar y proporcionar alimentos saludables cultivados de manera sustentable
8- Productos farmacéuticos: gestionar y disponer los productos farmacéuticos en forma segura
9- Edificios: apoyar el diseño y construcción de hospitales verdes y saludables
10- Compras verdes: comprar productos y materiales más seguros y sustentables.


En el caso específico del transporte de especímenes para diagnóstico –sostuvo Micucci– hemos avanzado pero todavía tenemos problemas y no está todo resuelto.


Responsabilidades del generador


El Director de Biosega explicó que las responsabilidades del generador de residuos es puertas afuera “es de la cuna a la tumba” y lo obliga a “contratar un servicio debidamente habilitado y guardar el certificado que emite la empresa de disposición final del residuo”.


Entre los problemas mencionó el exceso de legislación contradictoria o normas inaplicables por: lejanía de plantas de tratamiento, precios inaceptables, entre otros.


Se refirió a la gestión clásica de residuos como “cualquier contacto con un paciente o sus líquidos biológicos es potencialmente infeccioso”. Esto –dijo– es fácil pero genera volúmenes muy elevados de residuos, cinco veces mayor que una gestión avanzada y produce algo peor que es `el residuo del residuo´.


“La que promovemos nosotros es la gestión avanzada de residuos que considera que solo un pequeño porcentaje de los residuos sanitarios son potencialmente infecciosos y que la mayoría de los residuos no son más infecciosos que los residuos urbanos generales”.


Micucci destacó que “en Argentina no tenemos un problema de residuos biopatogénicos, tenemos un problema de residuos generales, efluentes líquidos y dentro de eso un problema de residuos de establecimientos de salud”.


Pequeños generadores


Consideró contemplar las particularidades de los pequeños generadores de residuos que son mucho pero a los que “no hay que forzar por razones económicas con exigencias no asequibles”.


Respecto al transporte de especímenes de laboratorio, Micucci sostuvo que requiere de personal capacitado, la trazabilidad es clave y que existe legislación y normativa que no se conoce y en la mayoría de las veces no se cumple”.


Este tipo de muestras tienen envases y vehículos autorizados para su traslado. Y la calidad preanalítica debe considerar el transporte de las muestras.


“Proponemos utilizar normas que se adapten a nuestra realidad, leyes, normas, procedimientos que se puedan aplicar, fáciles de cumplir y económicamente accesibles”.


Dos servicios de asesoramiento de Biosega


La segunda parte de este encuentro estuvo a cargo de María Constanza Munitis, Responsable del área Gestión Ambiental de BIOSEGA-FBA, Licenciada en Biología (Orientación Ecología) por la Facultad de Ciencias Naturales y Museo-UNLP. Máster en Ecoauditorías y Planificación Empresarial del Medio Ambiente. Instituto de Investigaciones Ecológicas. Málaga, España. Diplomada en Gestión y Legislación Medioambiental. Instituto Universitario de Ciencia y Tecnología de Barcelona. España.


Munitis explicó los dos servicios que ofrece Biosega: Evaluación de gestión de residuos de Establecimientos de salud, y Evaluación del cumplimiento de legislación vigente en el transporte de especímenes para diagnóstico (para empresas y establecimientos).


“Son dos herramientas interesantes para los establecimientos de salud para demostrar sus acciones para reducir el impacto de sus actividades”, señaló.


Hace años que venimos asesorando a laboratorios de análisis clínicos en gestión de residuos –dijo– pero este año hemos incorporado a instituciones de salud de mayor complejidad, hospitales y centros de salud públicos y privados con y sin internación y con una capacidad entre 100 y 300 camas con la generación de residuos que conlleva.


Munitis puntualizó que “el marco normativo en residuos es amplio y contradictorio, 67 normas que hay que analizar y observar respecto de residuos patogénicos, peligrosos y domiciliarios sólidos urbanos”


Además sostuvo que “los establecimientos de salud deben saber quiénes son las autoridades que fiscalizan el cumplimiento de las normas. Nuestra propuesta es la evaluación de la gestión de residuos que tiene que ver con un diagnóstico para implementar prácticas que mejoren la salud ambiental que quede documentado en su política institucional y que sea conocido por todo el personal, minimizar los riesgos del personal expuesto, la población y el ambiente, cumplir con los requisitos legales, disminuir costos económicos, tener una visión integral de los residuos”.


La especialista detalló el esquema de trabajo planteado desde Biosega. “Se trata de una evaluación de la gestión técnica que involucra la generación, segregación y almacenamiento del residuo dentro del establecimiento de salud y el transporte y tratamiento final fuera de él; la evaluación de la gestión administrativa que incluye revisar y actualizar los contratos celebrados con transportistas, instrumentos legales, insumos, registros de la generación diaria, protocolos y manuales de gestión y capacitación para todo el personal”


Según Munitis, la capacitación es un pilar fundamental que consta de entrenamiento del personal y planificación estratégica para directivos.


“Una buena gestión de residuos redunda en la disminución de los costos disminuyendo la generación de residuos”, recalcó.


Servicio de Consultoría


Considerando que el marco legal para el transporte terrestre de especímenes de diagnóstico es bastante complejo ya que tiene injerencia la Secretaría de transporte, la de Salud y la de Medioambiente, desde Biosega se hace la verificación de cumplimiento de legislación vigente y buenas prácticas respecto al transporte por carretera de materiales biológicos, específicamente para especímenes para diagnóstico.


“Las auditorías que realizamos tienen un procedimiento con tres etapas: la previa al trabajo de campo con su documentación y envío de un check list acerca de los vehículos, personal involucrado, documentación y buenas prácticas; etapa de campo: verificación in situ y análisis de documentación e información relevada. Y por último la comunicación de los hallazgos acciones correctivas, confección del informe de auditoría y emisión de constancia de vigencia un año, confección de un listado de empresas auditadas”.


Según la especialista, los beneficios de una empresa profesionalizada radica en la disminución de riesgos de salud, medioambiente, jurídicos y económicos y la trazabilidad de las muestras transportadas


Para escuchar la actividad completar ingresar a youtube: “39º encuentro FABA-FBA puertas abiertas“
SUBIR