40º Encuentro FABA-FBA Puertas Abiertas

Diagnóstico de la disfunción vaginal


El pasado 3 de septiembre tuvo lugar esta actividad en la que la Directora del Programa de Salud Sexual y Reproductiva –PROSAR– de FBA expuso acerca del rol de los biomarcadores en el diagnóstico de disfunción vaginal y la relevancia de la identificación de especies de lactobacilos



Como es habitual este encuentro fue trasmitido desde el salón de actos de FABA por el canal propio de youtube a partir de las 13 horas. La Dra. Nilda Fink, directora del PROES de FBA que organiza estos encuentros, dio la bienvenida e introdujo a la Prof. Dra. Beatriz Perazzi, Vicedirectora del Departamento de Bioquímica clínica, Profesora adjunta de Microbiología clínica, Área de Bacteriología clínica, Jefa del Laboratorio de Química clínica del Departamento de Bioquímica clínica del Hospital de Clínicas “José de San Martín” de la FFyB- UBA y Directora del programa PROSAR de la Fundación Bioquímica Argentina.


A continuación, la Dra. Perazzi hizo un resumen de las infecciones del tracto genital femenino clasificándolas en endógenas, generadas por microorganismos de la microbiota habitual que en determinadas circunstancias de disbalance pasan a tener un rol patógeno, entre ellas: vaginosis bacteriana, candidiasis vuvlovaginal, vaginitis bacteriana inespecífica, portación de S. agalactiae, infección por micoplasma y/o ureoplasma; y exógenas, las verdaderas infecciones de transmisión sexual como gonorrea, sífilis, tricomonosis, clamidia tracomatis, entre otras.


Luego, diferenció las infecciones cervicovaginales en: vaginitis (inflamación de la mucosa vaginal) por Candida (20 a 35%), Trichomonas vaginalis (menos del 5%) y otros; vaginosis bacteriana (microbiota alterada) y cervicitis (inflamación del cuello uterino) por Neisseria gonorrhoeae y otros.


“La vaginosis bacteriana y la candidiasis son las dos etiologías mas prevalentes dentro de la disfunción vaginal”, sostuvo la especialista. Destacó que la microbiota varía a lo largo de la vida y desde la pubertad hasta menopausia con predominio de Lactobacillus.


“Los Lactobacillus son los que le confieren al contenido vaginal en la etapa fértil el ph ácido (3.8 – 4.5) por la producción de ácido láctico. Existen distintas especies de Lactobacillus con distinta capacidad de producción de ácido láctico”, señaló y – agregó– que otro metabolito importante en el mantenimiento de la microbiota vaginal normal es la producción de agua oxigenada que evita la introducción de microorganismos patógenos y lo protege del disbalance vaginal.


“El contenido vaginal es un verdadero ecosistema que en la edad fértil toma un rol preponderante y algunos microorganismos que pueden volverse patógenos forman parte de la flora habitual como micoplasma, gardnerella, candida, entre otros”, dijo.


Perazzi mostró un extendido con tinción de Gram donde se pudo apreciar sobre células epiteliales los Lactobacillus.

  • Prof. Beatraiz Perazzi, Directora de PROSAR-FBA

Diagnóstico de disfunción vaginal - BACOVA

La especialista detalló las indicaciones que se deben hacer antes de la toma de muestra para su análisis.
-Preferentemente en período ovulatorio
-Sin relaciones sexuales 48 a 72 horas antes
-Sin tratamiento antibiótico ni local ni oral 48 a 72 horas antes
-Evitar duchas vaginales/tampones o cosméticos íntimos 4 a 5 días antes.


La especialista consideró importante para el control prenatal, según las guías del ministerio, el tamizaje durante el 1º trimestre del embarazo y en las semanas 35 a 37 en embarazadas sintomáticas con vulvovaginitis o pacientes asintomáticas con factores de riesgo (antecedentes de partos prematuros o bajo peso al nacer).



BACOVA

La Directora de PROSAR puntualizó acerca del diagnóstico de laboratorio en infecciones del tracto genital inferior haciendo hincapié en el examen microscópico de la muestra con coloración de Gram y de Giemsa, así como el examen en fresco con solución fisiológica y azul de metileno y también de los cultivos en especial para la búsqueda de tricomonas.


Perazzi destacó la utilidad de BACOVA para detectar infecciones del tracto genital inferior en mujeres en edad fértil y menopausia, prevención en embarazadas asintomáticas y evitar complicaciones maternas y perinatológicas. Para el diagnóstico de vaginosis y vaginitis. “En la vaginosis bacteriana es el método de elección porque es microscópico y para tricomonas tiene muy buen valor predictivo positivo, su presencia es diagnóstico pero ante su ausencia no se descarta por eso se necesitan métodos más sensibles y para levaduras la detección es adecuada. BACOVA también evalúa la respuesta inflamatoria y define cinco estados vaginales básicos y como utiliza la coloración de Giemsa alerta acerca de la presencia de otro tipo de células”.


Los cinco estados vaginales básicos se definen en base a la flora y al componente inflamatorio: el estado I microbiota normal (morfotipos lactobacilares en edad fértil) sin componente inflamatorio, II microbiota normal con reacción inflamatoria (es muy común la vulvovaginitis por cándida); III: microbiota intermedia con disminución de lactobacilos y aparición de anaerobios pero sin reacción inflamatoria; IV: vaginosis bacteriana sin reacción inflamatoria y V: vulvovaginitis microbiana inespecífica disbiosis con reacción inflamatoria.


“En menopausia BACOVA también evalúa estos estados pero con otra microbiota acompañante”, sostuvo.


  • Prof. Nilda Fink, Directora de PROES-FBA

Aporte de las ciencias ómicas

Perazzi se refirió a las nuevas tecnologías de investigación que tienen correlación con los análisis de la práctica clínica. Por ejemplo para el estudio del microbioma mediante la técnica de secuenciación de nueva generación que estudia la totalidad de las especies bacterianas en el contenido vaginal para determinar la proporción relativa. Así como la metabolómica que identifica y cuantifica moléculas del contenido vaginal producidas por los distintos gérmenes que utiliza la RMN y espectrometría. Además de los aportes de la proteómica en la disfunción vaginal y parto pretérmino, infinidad de proteínas cuya evaluación podría dar explicación a la situación de parto pretérmino mediante la técnica de espectrometría de masas. “Mediante la técnica MALDI TOF se puede caracterizar las diferentes especies de un mismo género bacteriano como el Lactobacillus”, señaló.


En cuanto al aporte de la metabolómica, Perazzi puntualizó que en la vaginosis “hay un desplazamiento de la microbiota normal a predominio de Lactobacillus productores de agua oxigenada en favor del complejo Gamm (Gardnerella, anaerobios, mobiluncus, micoplasma)” y entre los factores de riesgo indicó “la falta de lactobacilos productores de agua oxigenada (ausencia de L. crispatus, y predominio de L. gasseri)”.


Añadió que “la vaginosis tiene su correlato con el parto pretérmino”.


Además mencionó la distribución de las diferentes especies de lactobacilos en pacientes con lesiones por el virus HPV en las que se observó un mayor disbalance de la microbiota vaginal en las pacientes con lesiones intraepiteliales escamosas.


Las especies de lactobacilos se vuelven biomarcadores –dijo– “ya que el incremento de las especies no protectoras (como L. jensenii) y la baja prevalencia de las especies protectoras (L. crispatus) en concordancia de VB en estas pacientes, alteran el microambiente vaginal y actúan como potenciales cofactores en la persistencia de una infección de VPH e incrementan el riesgo de adquirir otras infecciones de trasmisión sexual”.


Luego tuvo lugar un espacio para las preguntas en el que tanto el auditorio como los participantes conectados en línea evacuaron intercambiaron dudas y conceptos.


En la segunda parte del encuentro la Dra. Perazzi se refirió en detalle a las infecciones por Trichomonas vaginalis y su diagnóstico de laboratorio por métodos microscópicos, moleculares y cultivos.


Dres. Claudio Duymovich, presidente de FBA y Horacio Lopardo, director de ABCL

Para escuchar la disertación completa ingresar al canal youtbube: “40º encuentro Faba-Fba Puertas abiertas”.
SUBIR