16 de Octubre: Día mundial de la alimentación

El desafío de cultivar, nutrir y preservar en épocas de pandemia


Por Romina B. Chaves
Lic. en nutrición (MN 3729)
Docente del Procal de FBA

Cada año, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) celebra el Día Mundial de la Alimentación (DMA) el 16 de octubre para conmemorar su fundación en 1945. Trabajando con asociados en cada región para ayudar a aquellos más vulnerables al hambre y la malnutrición, para que los sistemas alimentarios sean más resilientes y para que los medios de vida sean más sostenibles.


En estos 75 años que han transcurrido desde la fundación de la FAO, el mundo ha avanzado mucho en la lucha contra la pobreza, el hambre y la malnutrición. La productividad agrícola y los sistemas alimentarios han recorrido un largo camino. Aun así, demasiadas personas siguen siendo vulnerables. Más de 2 000 millones de personas no tienen acceso regular a suficientes alimentos inocuos y nutritivos. La pandemia de COVID-19 se ha sumado a este desafío, amenazando con revertir los progresos importantes realizados en seguridad alimentaria, nutrición y medios de vida. Ahora es el momento de abordar las desigualdades e ineficiencias persistentes que han continuado atormentando a nuestros sistemas alimentarios, economías y estructuras de apoyo social. Ahora es el momento de reconstruir mejor.


Estamos en un punto de inflexión de los esfuerzos internacionales para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El año 2020 abre el Decenio de acción para alcanzar los objetivos mundiales, erradicar la pobreza y el hambre, proteger el planeta y garantizar la prosperidad para todos. El ODS2 (Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible) destaca la necesidad de lograr la seguridad alimentaria mejorando el acceso a alimentos nutritivos a través de sistemas alimentarios sostenibles. Todavía tenemos mucho trabajo por hacer. Más que nunca, necesitamos soluciones innovadoras y asociaciones sólidas.


La pandemia y el acceso a los alimentos


Garantizar el acceso a alimentos inocuos y nutritivos es una parte fundamental de la respuesta a la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Las medidas adoptadas para frenar la transmisión de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) han ayudado a salvar vidas. Aun así, algunas restricciones relacionadas con la pandemia han dificultado todavía más el acceso a los alimentos y a los ingresos para las familias vulnerables, con el aumento de los precios de los alimentos y la caída de los salarios en la mayoría de los países que ya estaban experimentando crisis alimentarias. La FAO ha trabajado con agricultores familiares y se ha coordinado con instituciones del sector público, y privado para responder con rapidez, y establecer intervenciones que van desde regímenes de protección social hasta asistencia agrícola.


Los agricultores familiares de todo el mundo, casi 800 millones de personas, han sido durante mucho tiempo innovadores agrícolas. Gestionan el 75% de las tierras agrícolas del planeta y producen alrededor del 80% de los alimentos del mundo. Ellos trabajan constantemente para adaptar sus métodos a todo lo que se presente, desde plagas hasta crisis relacionadas con el clima. Estos héroes de la alimentación han seguido trabajando durante toda la pandemia de COVID-19, la primera de una larga lista de trabajadores dedicados a producir, procesar, transportar y comercializar alimentos en circunstancias difíciles. La mayoría de nosotros dependemos de ellos, pero a menudo, los pequeños agricultores son los más vulnerables durante una crisis. Con el fomento de sistemas alimentarios sostenibles, la agroecología ayuda a organizar cultivos, granjas ganaderas y paisajes para conservar la biodiversidad, y proporcionar un apoyo adicional a las comunidades vulnerables.


Sistemas sostenibles y dietas asequibles y saludables


El hecho de producir más alimentos no es suficiente. Necesitamos garantizar que los sistemas alimentarios sean sostenibles y que ofrezcan dietas asequibles, y saludables para todo el mundo, incluidos los más vulnerables entre nosotros. Las tecnologías innovadoras, la ciencia, la investigación y las empresas del sector privado pueden ayudarnos a transformar las formas de producir y consumir alimentos, para el bienestar de nuestras comunidades, de nuestras economías y de nuestro planeta.


Por todo esto decimos que “Nuestras acciones son nuestro futuro”..... ¿Qué podemos hacer todos nosotros? Todos tenemos un papel que desempeñar para hacer realidad la visión de un mundo sin hambre y malnutrición. No debemos dejar que los hábitos sostenibles se queden por el camino en tiempos de crisis. Podemos tomar decisiones alimentarias saludables. Podemos hacer nuestra parte para reducir los desperdicios. Podemos abogar por que los gobiernos, las empresas y las organizaciones compartan conocimientos, y apoyen sistemas y medios de vida sostenibles, y resilientes. Juntos, podemos cultivar, nutrir y preservar nuestro planeta.


Para tener en cuenta:

• Más de 2 000 millones de personas no tienen acceso regular a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes.
• Alrededor de 135 millones de personas en 55 países padecen hambre aguda y asistencia alimentaria, nutricional y de medios de vida urgente.
• Se espera que la población mundial alcance casi 10 000 millones en 2050, lo que aumentará significativamente la demanda de alimentos.
• Se pierde aproximadamente el 14%de los alimentos producidos para el consumo mundial cada año antes de llegar al mercado mayorista.
• Si nuestros sistemas alimentarios no se transforman, la subalimentación y la malnutrición aumentarán considerablemente en 2050.
• Las consecuencias podrían empeorar debido a la desigualdad de ingresos, el empleo o el acceso básico a los servicios.
• Más de 3 000 millones de personas en el mundo carecen de acceso a Internet y la mayoría de ellas viven en zonas rurales, y remotas.
• Los pequeños agricultores necesitan un mayor acceso a financiación, capacitación, innovación y tecnología para mejorar sus medios de vida.


Los efectos generalizados de la pandemia de COVID-19 han subrayado la importancia para todos nosotros de mostrar una solidaridad a escala mundial y tomar medidas. Las palabras claves para este año son... Cultivar, nutrir, preservar. Juntos


Fuente: fao.org/world-food-day

SUBIR