Nuevas pruebas para identificar cáncer de mama


Un equipo dirigido por investigadores del Centro de Cáncer Kimmel de Johns Hopkins de Estados Unidos ha desarrollado una prueba que en sólo cinco horas permite distinguir tumores malignos y benignos de mama


Aunque los hallazgos son preliminares y necesitan una validación adicional en grupos más grandes de pacientes, los expertos dicen que la prueba tiene el potencial de reducir drásticamente el tiempo para realizar un diagnóstico definitivo de cáncer de mama en pacientes.


Tratando de reducir el tiempo desde la biopsia hasta el diagnóstico, los expertos han desarrollado esta prueba en la que la biopsia de un paciente se carga en cartuchos y se inserta en una máquina que prueba los niveles de metilación del gen, una adición química a los genes que produce cambios en la actividad del gen. Esta plataforma devuelve los resultados de los marcadores de metilación dentro de las cinco horas.


Para desarrollar la prueba, los investigadores recolectaron 226 muestras de tejido mamario, las cuales eran de mujeres de Estados Unidos, China y Sudáfrica. Sus edades oscilaron entre los 25 y los 85 años y representaron todos los subtipos de cáncer de mama: receptor de estrógeno positivo, HER2 positivo, cáncer de mama triple negativo, cáncer ductal y lobular y carcinoma ductal in situ (DCIS).


También se tomaron muestras de cuatro tipos diferentes de lesiones benignas y senos normales. Una colección genéticamente diversa ayudó a asegurar que los resultados serían ampliamente aplicables. El muestreo de lesiones tanto malignas como benignas permitió a los investigadores distinguir las diferencias de metilación entre los dos grupos.


Los investigadores evaluaron este panel de 10 genes utilizando 246 muestras de tejido mamario más, y mostraron un éxito similar en la capacidad del panel para distinguir el cáncer del no canceroso. Luego realizaron un estudio piloto con 73 muestras de Portugal y Hong Kong de aspirados con agujas finas obtenidas de lesiones mamarias que se consideraron sospechosas a través de la mamografía. La prueba diferenció las 49 lesiones benignas de las 24 cancerosas con una precisión del 96 por ciento.


Otro análisis de sangre


Por otra parte, se hizo público durante el mes de agosto que un nuevo tipo de análisis de sangre para detectar el cáncer de mama podría ayudar a evitar miles de cirugías innecesarias y a controlar con precisión el avance de la enfermedad, según un estudio dirigido por el Translational Genomics Research Institute y la Clínica Mayo de Arizona (Estados Unidos).


Publicado en la revista 'Science Translational Medicine', el trabajo sugiere que la prueba llamada 'TARDIS' (TARgeted DIgital Sequencing) es hasta 100 veces más sensible que otras pruebas de monitorización del cáncer basadas en sangre.


Esta biopsia líquida identifica y cuantifica específicamente pequeños fragmentos de ADN de cáncer que circulan en el torrente sanguíneo del paciente, conocido como ADN tumoral circulante (ctDNA).


Según el estudio, 'TARDIS' detectó ctDNA en tan solo 2 partes por cada 100.000 en la sangre del paciente.


"Al medir con precisión el ctDNA, esta prueba puede detectar la presencia de cáncer residual e informar a los médicos si el cáncer ha sido erradicado exitosamente mediante tratamiento", explica uno de los autores del trabajo, Muhammed Murtaz.


Por ejemplo, 'TARDIS' es lo suficientemente preciso para determinar si las pacientes de cáncer de mama en etapa inicial han respondido bien a la terapia farmacológica preoperatoria. Es más sensible que el método actual para determinar la respuesta a la terapia de medicamentos usando imágenes.


A diferencia de las biopsias tradicionales, que sólo producen resultados una vez, las biopsias líquidas utilizan una simple extracción de sangre, por lo que pueden realizarse de forma segura y repetida, tantas veces como sea necesario, para detectar el estado de la enfermedad de un paciente.


"La sensibilidad y especificidad de 'TARDIS' para cada paciente nos permitirá determinar muy pronto, probablemente después de un ciclo, si la terapia neoadyuvante (antes de la cirugía) está funcionando y también permitirá detectar la enfermedad micrometastásica y el tratamiento adaptado al riesgo después de completar la terapia neoadyuvante", aseguran los autores.


Análisis metabolómico para cáncer de pulmón


Un análisis de sangre metabolómico puede reducir la necesidad de depender de las tomografías computarizadas (TC) de baja dosis para el diagnóstico de cáncer de pulmón no microcítico (CPNM).


Si bien la TC de dosis baja ha demostrado ser prometedora para detectar el cáncer de pulmón en etapa temprana (LuCa), las preocupaciones sobre los efectos adversos que para la salud tiene la radiación y su alto costo, impiden su uso como herramienta de cribado para toda la población. Por lo tanto, se necesitan pruebas novedosas para el LuCa, de bajo costo y seguras que induzcan a los pacientes con resultados de detección sospechosos a buscar una evaluación radiológica adicional.



Como parte de un esfuerzo por desarrollar estas pruebas de detección, los investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) utilizaron la “espectroscopia de resonancia magnética de giro de ángulo mágico de alta resolución” (HRMAS MRS), para examinar la metabolómica del cáncer de pulmón humano, a partir de 93 muestras pareadas de tejido-suero.


Este método fue desarrollado para el análisis metabolómico de tejidos biológicos intactos y fluidos complejos. Admite los análisis histopatológicos posteriores de las mismas muestras de tejido, permitiendo interpretar los datos espectroscópicos de acuerdo con las patologías de los tejidos.


Las muestras pareadas examinadas en este estudio se originaron en 42 pacientes con carcinomas escamocelulares (CEC) de pulmón y 51 pacientes con adenocarcinomas del pulmón. Las muestras de sangre de 29 voluntarios sanos sirvieron como controles. Los pacientes incluyeron 58 pacientes con cáncer de pulmón temprano (Etapa I) y 35 con enfermedad más avanzada (Etapa II, III o IV).


Los resultados del ensayo identificaron perfiles metabolómicos séricos que podrían predecir la supervivencia general del paciente para todos los casos, y lo que es más importante, solo para los casos en la etapa I, una predicción, que es importante para las estrategias de tratamiento, pero actualmente no se puede lograr con ningún método clínico. La supervivencia prolongada se asoció con la sobreexpresión relativa de glutamina, valina y glicina, y la supresión relativa de glutamato y lípidos en suero.


Dado que la HRMAS MRS también pudo analizar el biofluido complejo del suero y obtener espectros de alta resolución, se correlacionaron las medidas metabólicas tisulares y séricas para investigar las asociaciones entre los metabolitos de los biomarcadores del cáncer de pulmón medidos a partir de muestras de tejido y suero pareadas.


“La singularidad de nuestro estudio es que hemos emparejado muestras de pacientes obtenidas al mismo tiempo que la cirugía. No se puede usar la TC como herramienta de detección para todos los pacientes o incluso para todos los pacientes en riesgo cada año, por lo que estamos tratando de desarrollar biomarcadores a partir de muestras de sangre que puedan incorporarse en los exámenes físicos, y si existe alguna sospecha del cáncer de pulmón, luego le realizamos al paciente una tomografía computarizada”, dijo el autor principal, el Dr. Leo L. Cheng, bioquímico asociado en los departamentos de patología y radiología del Hospital General de Massachusetts.


El documento se publicó en la edición en línea de la revista Scientific Reports.



Subir