DESCUBREN UN NUEVO FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA INMUNE

Científicos del Conicet trabajando con animales de laboratorio describieron una nueva función del timo con importantes perspectivas futuras para investigaciones en procesos tumorales e infecciosos


Por Ana M. Pertierra


Un trabajo realizado por Natalia Báez para su tesis doctoral, bajo la dirección de María Cecilia Rodríguez Galán –Investigadora Independiente del CONICET-, ambas del Centro de Investigación en Bioquímica Clínica e Inmunología (CIBICI, CONICET) de la Universidad Nacional de Córdoba revela un funcionamiento del sistema inmune no descripto hasta ahora en una situación especial como lo es una infección sistémica. Este estudio experimental devela que en dicha situación el timo produce células CD8 innata de alto poder citotóxico.


El timo es un órgano linfático que se encuentra arriba del corazón. Junto con la médula ósea es el encargado de fabricar las células que constituyen la defensa inmunológica del organismo. La función convencional del timo consiste en desarrollar las llamadas células T –un tipo de linfocito- que cuando están completamente maduras migran hacia los órganos linfáticos secundarios, como por ejemplo los ganglios, que se ubican estratégicamente en el cuerpo para combatir las diferentes patologías e infecciones.


En comunicación con FABA-INFORMA a través del correo electrónico, María Cecilia Rodríguez Galán, doctora en Ciencias Químicas por la UNC, explicó las implicancias de este nuevo conocimiento de la inmunología y sus futuras aplicaciones. “Hace relativamente pocos años han sido descriptas en humanos, células muy similares a las CD8 innatas de ratones. También se propone en dichos trabajos que cumplirían un rol importante como primera línea de defensa en distintas patologías ya que poseen alto poder citotóxico y responden rápidamente a sustancias producidas en forma temprana en distintas infecciones. Además, ha sido publicado recientemente que en pacientes con leucemia mieloide crónica (un tipo de cáncer de la sangre), el grupo de células T CD8 innatas se encuentra considerablemente reducido en sangre al momento del diagnóstico y su capacidad citotóxica está deteriorada. Sorprendentemente, las deficiencias de las células T CD8 innatas se corrigen al menos parcialmente después de la terapia con inhibidores de la tirosina quinasa (fármaco para tratamiento de leucemia)”.


En este trabajo publicado por el grupo de la UNC en la prestigiosa revista Plos Pathogens (https://journals.plos.org/plospathogens/article?id=10.1371/journal.ppat.1007456 ), las científicas describieron una novedosa función del timo no convencional. Encontraron que cuando se cursa una infección sistémica –es decir que afecta a todo el organismo- el desarrollo normal de las células T se ve alterado y el timo comienza a producir otro tipo de células que se llaman CD8 innatas con alta eficacia citotóxica. “Trabajamos con modelos murinos de infección con el parásito Trypanosoma cruzi (enfermedad de Chagas) y con el hongo Candida albicans (candidiasis). Nos planteamos modelos de infección sistémica porque es cuando se produce la liberación de mediadores inflamatorios que pueden tener acceso y afectar a tejidos de todo el cuerpo, en nuestro caso el timo”, explicó Rodríguez Galán.


Parte del equipo de trabajo, de izq. a der.: María Cecilia Rodríguez Galán, Natalia Báez, Constanza Savid Frontera y Estefanía Viano. Foto: gentileza de la investigadora.

Linfocitos T CD8


Los linfocitos T CD8 innatos son más parecidos a lo que se conoce como células NK (del inglés, natural killer) que a los linfocitos T convencionales. Al igual que una célula NK son capaces de censar y responder rápidamente a un estímulo inflamatorio o infeccioso tratando de controlarlo en forma temprana. En cambio los linfocitos T convencionales actúan en una segunda línea de defensa y cumplen una función muy importante pero posterior.


“Si bien la existencia de estas células había sido descripta en el timo de animales alterados genéticamente, nosotros demostramos en nuestro trabajo que en un ratón normal las células CD8 innatas incrementan sustancialmente cuando hay una infección sistémica”, aclaró Rodríguez Galán.


Las células T CD8 innatas han cobrado gran interés en inmunología ya que fueron descriptas recientemente en humanos y, por sus características, se cree que podrían tener un rol muy importante en el control de tumores. Es por esto que el grupo de investigación cordobés tiene un proyecto que han presentado ante el Comité Institucional de Ética de la Investigación en Salud de la Clínica Universitaria Reina Fabiola para comenzar algunos ensayos in vitro que les permitirían evaluar la presencia de células CD8 innatas en muestras de tumores y sangre de pacientes oncológicos. “Además estamos interesados en investigar si los distintos cocteles quimioterapéuticos son capaces de incrementar el número y la función citotóxica de estas células”, concluyó.






SUBIR