ANÁLISIS DE SANGRE PARA DETECTAR CÁNCER DE MAMA

Innovador procedimiento de biopsia líquida llevado a cabo por bioquímicos del Hospital Universitario de Heidelberg


Científicos del Hospital Universitario de Heidelberg, Alemania, desarrollaron un nuevo procedimiento que puede mejorar la detección del cáncer de mama con la ayuda de un análisis de sangre. Basado en un procedimiento innovador de biopsia líquida, es posible diagnosticar la enfermedad de forma no invasiva, revolucionaria y rápida, informaron los expertos a través de un comunicado.


Este nuevo método reconoce una enfermedad de cáncer basada en biomarcadores y, por lo tanto, puede extender el espectro de diagnóstico de los métodos de detección ópticos como la mamografía, la ecografía o la resonancia magnética.


Los investigadores responsables de este desarrollo explicaron que en la sangre de mujeres que padecen cáncer de mama, se pudieron identificar 15 biomarcadores diferentes (miARN y marcadores de metilación), con lo que incluso es posible detectar tumores pequeños.


Christof Sohn, director médico ejecutivo de la Clínica Ginecológica Universitaria de Heidelberg, detalló que este nuevo procedimiento basado en la sangre, es menos estresante para las mujeres, porque no es doloroso ni está asociado con la exposición a la radiación.


Desde 2016, el Hospital Universitario de Heidelberg, uno de los centros más grandes para la investigación y terapia del cáncer, realiza estudios en el campo de biopsia líquida, y el proceso subyacente a la prueba se registró como una patente; el proceso se ha consolidado, desarrollado y ha confirmado su precisión en varios estudios.


Los participantes en el estudio


Los especialistas comentaron que en los últimos 12 meses han estudiado una cohorte de más de 900 mujeres, 500 de ellas con cáncer de mama.


La investigación está diseñada para un total de 2 mil participantes y, de acuerdo a sus resultados, existe una sensibilidad del 75 por ciento para los 500 pacientes con cáncer de mama, lo que demuestra la eficiencia de la prueba y según lo previsto este tipo de análisis estaría en el mercado a finales de este mismo año.


En el futuro, los biomarcadores se podrían utilizar también para detectar metástasis, además de usarla para el monitoreo a largo plazo. También se emplearía para terapia, ya que los biomarcadores pueden proporcionar información sobre si un tratamiento responde o si ocurre una resistencia a la terapia.


Tumores incipientes


El diagnóstico precoz del cáncer podría mejorar las tasas de supervivencia. Como el ADN tumoral circulante (ctADN) conlleva modificaciones específicas del cáncer, tiene un gran potencial como biomarcador no invasivo para la detección de tumores incipientes.


Un estudio reciente describe otro avance potencial mediante el análisis del ADN libre de células (cfADN) para identificar desequilibrios en las alteraciones del número de copias de todo el genoma (CNA) como un medio de detección de cáncer en individuos sanos. La identificación de tumores en las primeras etapas ofrecería la posibilidad de mejorar las tasas de supervivencia.


Un equipo de investigadores belgas y holandeses liderados por los Hospitales Universitarios de Lovaina (Lovaina, Bélgica), desarrolló un método único de creación de análisis genómicos para cfADN denominado The Genomic Desbalance Profiling from cfADN SEQuencing (GIPseq). El equipo recolectó muestras de cfADN de 1.002 pacientes ancianos belgas sin antecedentes de cáncer, y utilizaron el GIPseq para buscar aberraciones cromosómicas que sugirieran la presencia de una enfermedad maligna. Se llevaron a cabo análisis clínicos a los seis meses en los casos en que se encontraron aberraciones, y los investigadores catalogaron cualquier CNA presente en el cfADN para crear un “mapa” de las aberraciones encontradas en esta población en envejecimiento.


Los científicos informaron que en el 3% de los participantes se detectaron desequilibrios cromosómicos. Los análisis de seguimiento, incluidos los exámenes de resonancia magnética de todo el cuerpo, confirmaron la presencia de cinco tumores malignos hematológicos: un linfoma de Hodgkin (LH), estadío II; tres linfomas no Hodgkin (leucemia linfocítica crónica tipo, Rai I – Binet A); linfoma linfocítico pequeño tipo (SLL), estadío III; tejido linfoide asociado a la mucosa tipo, estadío I y un síndrome mielodisplásico con exceso de blastos, estadío II. Los CNA detectados en el cfADN fueron específicos de cada tumor. Además, se identificó un caso con linfocitosis monoclonal de células B, un precursor potencial de la malignidad de las células B. En 24 individuos adicionales, se identificaron CNA pero no se hizo un diagnóstico de cáncer. Para nueve de ellos, el análisis de cfADN aberrante se originó a partir de células de sangre periférica. Para otros 15, el origen de las aberraciones en el cfADN permanece indeterminado.


Los autores concluyeron que sus resultados ilustraban la efectividad de la prueba GIPseq en la detección de neoplasias malignas hematológicas incipientes y del mosaicismo clonal con importancia clínica desconocida en pacientes sanos. Demostraron que el cribado con cfADN detecta las CNA, que no solo se derivan de la sangre periférica, sino, incluso más, de otros tejidos.


Células cancerosas


La capacidad de aislar con éxito las células cancerosas es un paso crucial para permitir una biopsia líquida para detectar el cáncer mediante una simple extracción de sangre.


La biopsia líquida también podría ser útil para rastrear la eficacia de la quimioterapia a lo largo del tiempo y para detectar cáncer en órganos de difícil acceso a través de las técnicas tradicionales de biopsia, incluidos el cerebro y los pulmones. Sin embargo, aislar células tumorales circulantes de la sangre no es una tarea fácil, ya que están presentes en cantidades extremadamente pequeñas.


Los bioingenieros que colaboran con los del Centro del Cáncer de la Universidad de Illinois desarrollaron un dispositivo que puede aislar células cancerosas individuales de las muestras de sangre de los pacientes. El dispositivo microfluídico funciona separando los distintos tipos de células que se encuentran en la sangre de acuerdo con su tamaño. El dispositivo podría algún día permitir biopsias líquidas rápidas y baratas para ayudar a detectar el cáncer y desarrollar planes de tratamiento dirigidos.


Fuente: UNAM





SUBIR