VIBRIO VULNIFICUS: UNA BACTERIA INFRECUENTE CON ALTA TASA DE MORTALIDAD


Vulgarmente conocida como “bacteria de la playa” recientemente tomó estado público por haber causado la muerte de un hombre de 50 años en el balneario Solís del Departamento de Maldonado en Uruguay


Por Dr. Horacio Lopardo* | *Prof Consulto de Microbiología Clínica. Facultad de Ciencias Exactas, UNLP. Consultor Honorario del Hospital de Pediatría Prof Dr Juan P. Garrahan

Vibrio vulnificus es un bacilo gram negativo curvo y móvil, catalasa y oxidasa positivo que puede confundirse con enterobacterias en los medios comunes por ser fermentador de glucosa y lactosa. La mayoría de las cepas no fermentan la sacarosa, por lo que generan colonias verdes en agar TCBS.


Recientemente esta bacteria tomó estado público por haber causado la muerte de un hombre de 50 años en el balneario Solís del Departamento de Maldonado en Uruguay.


V. vulnificus produce septicemia primaria con un 50% de fatalidad e infecciones graves de heridas. Muchos aspectos epidemiológicos, biológicos y patogénicos todavía hoy son poco conocidos. Entre ellos, es destacable el hecho que afecta principalmente a varones mayores de 40 años. Son especialmente vulnerables los individuos con enfermedades hepáticas, diabetes y problemas inmunológicos en general.


Forma parte de la microbiota habitual de las aguas templadas de los estuarios (más de 18 °C de temperatura) y aparece asociada a moluscos bivalvos y otros mariscos durante los meses de verano. Las infecciones humanas ocurren por consumo de frutos de mar o por exposición de heridas al agua salada. En los EE.UU. lo más frecuente (más del 95%) es la infección por consumo de ostras. En el Uruguay, donde se registraron otros casos en años anteriores, según los especialistas, por el contrario, parece ser que las heridas expuestas fueron la principal puerta de entrada.



Síntomas del cuadro infeccioso


El cuadro de sepsis se presenta con un comienzo brusco de fiebre y escalofríos, vómitos, diarrea y dolor abdominal y pueden aparecer lesiones secundarias en la piel. En el caso de las infecciones de heridas, éstas pueden progresar hacia celulitis con necrosis extensa, miositis y fascitis necrotizantes. Por su naturaleza bullosa, algunos casos, pueden incluso confundirse con gangrena gaseosa. La mortalidad en caso de heridas es de un 20 a un 30%, aunque en los sobrevivientes puede dejar secuelas graves.


Las infecciones por V. vulnificus son muy poco frecuentes: menos de 100 casos anuales en el mundo, con 85 internaciones y 35 muertes. Si bien la mortalidad es elevada tanto en septicemias primarias como en heridas infectadas, es probable que esté globalmente sobredimensionada por falta de notificación de casos leves, por ejemplo de gastroenteritis que no se internan.


La mortalidad puede disminuirse, incluso en septicemias, hasta en casi la mitad de los casos, con un tratamiento precoz (dentro de las 24 horas del comienzo de los síntomas) con ciprofloxacina o doxiciclina + una cefalosporina de tercera generación (se ha comprobado la sinergia in vitro entre las fluoroquinolonas y cefotaxima).


Como medidas de prevención se sugiere la cocción de pescados y mariscos y la no exposición de heridas al agua de mar.


Bibliografía consultada


Baker-Austin C, Oliver JD. Vibrio vulnificus: new insights into a deadly opportunistic pathogen. Environ Microbiol. 2018;20:423-30.


Heng SP, Letchumanan V, Deng CY, Ab Mutalib NS, Khan TM, Chuah LH, et al. Vibrio vulnificus: An environmental and clinical burden. Front Microbiol. 2017 May 31;8:997. doi: 10.3389/fmicb.2017.00997. eCollection 2017.


Neill MA, Carpenter CCJ. Otros vibrios patógenos. En: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ (editores) Mandell, Douglas y Bennett. Enfermedades infecciosas. Principios y práctica. 8ª ed. Elsevier, Barcelona, España, 2016, Capítulo 217; p. 2616-20.


Tarr CL, Bopp CA, Farmer III JJ. Vibrio and related organisms. En: Jorgensen JH, Pfaller MA, Carroll KC, Funke G, Landry ML, Richter SS, Warnock DW, editors. Manual of Clinical Microbiology, 11th ed. Washington D.C., ASM Press, 2015,

SUBIR