FÓRMULAS PARA DETERMINAR LA TASA DE FILTRADO GLOMERULAR


En tres trabajos publicados en los números 2, 3 y 4 del volumen 52 de la revista ABCL se estudian las ecuaciones más precisas para medir la función renal


Como todos sabemos, la enfermedad renal crónica es un problema importante de salud pública que lleva al paciente a la diálisis, al trasplante e incluso a la muerte.


El método de referencia para determinar la tasa de filtrado glomerular, la determinación del clearence de inulina, es una técnica engorrosa para la práctica rutinaria de los laboratorios. En un trabajo publicado en el volumen 52, N°3 de ABCL (1) se compararon las ecuaciones MDRD-4 y CKD-EPI en la estimación del filtrado glomerular en un estudio multicéntrico que abarcó 30 laboratorios de 17 provincias argentinas (2.526 pacientes con factores de riesgo asociados a enfermedad renal crónica). Este estudio incluyó un amplio espectro de pacientes ambulatorios de todo el país, con distintas características clínicas. Se definió la insuficiencia renal oculta como la coexistencia de una estimación del filtrado glomerular menor de 60 mL/min/1,73m2, con resultados de creatinina sérica dentro de los valores de referencia. Se observó que la ecuación MDRD sobreestimaba la prevalencia de la enfermedad renal crónica y que los pacientes falsamente clasificados como portadores de esa enfermedad podrían ser sometidos a procedimientos preventivos o diagnósticos innecesarios. En conclusión, la importancia de este trabajo radica en que, con la utilización de la ecuación CDK-EPI se puede estimar en forma fehaciente el filtrado glomerular de manera sencilla con solo determinar la creatinina sérica. La ecuación MDRD, en cambio, parece introducir muchos falsos positivos.


En otro trabajo incluido en el volumen 52, N°2 de la revista (2), tras un estudio de 100 estudiantes, se destacó la necesidad de emplear correctamente las fórmulas en función de la trazabilidad del método de determinación de la creatininemia respecto del método de referencia. La fórmula MDRD-4 debería emplearse cuando no se dispone de un método que guarde trazabilidad con el de Isotopic Dilution Mass Spectrometry (IDMS) y cuando se dispone, se deberían utilizar las fórmulas MDRD-4 IDMS o CKD-EPI. Esta última es la recomendada por la National Kidney Foundation de los EE.UU. desde 2013 por ser la que mejor correlaciona con el método de referencia.


En el volumen 52, N°4 de ABCL también se publicó una traducción de un artículo publicado en la revista Clinical Chemistry (3). En él se determinó la variación biológica intraindividual (CVi) de las diferentes ecuaciones destinadas a evaluar la tasa de filtración glomerular en personas con y sin enfermedad renal crónica (ERC). Se determinaron los perfiles de CVi durante 24 h de creatinina, de cistatina C y de la tasa de filtración glomerular. La CVi de creatinina fue mayor en personas con ERC debido al efecto del consumo de carne. Éste, sin embargo no incidió en la CVi de cistaina C. Se observó también una mayor variación rítmica diurna de cistatina C sobre todo en pacientes sin ERC. A pesar de esas diferencias en el CVi de creatinina y cistatina C, el CVi y los valores de referencia de cambio de las diferentes ecuaciones destinadas a evaluar la tasa de filtración glomerular fueron similares para personas con o sin ERC.




Bibliografía consultada


1. Aymard A, Vanden Ryn R, Aranda C y miembros del grupo ERC-ALAC. Comparación de fórmulas para la estimación del filtrado glomerular: correlación e implicancia clínica. Acta Bioq Clín Latinoam 2018; 52: 283-91.


2. Brissón C, Cuestas V, Prono Minella P, Pedro A, Denner S, Bonifacino Belzarena R, et al. Consecuencias de la selección inadecuada de la ecuación de estimación de la tasa de filtración glomerular. Acta Bioquim Clín Latinoam 2018; 52: 185-93.


3. Hilderink JM, van der Linden N, Kimenai DM, Litjens EJR, Klinkenberg LJJ, Aref BM, et al. Acta Bioquim Clín Latinoam 2018; 52: 489-500 [tomado del Clin Chem 2018; 64: 851-60].


SUBIR