AUTOANTICUERPOS EN ARTRITIS REUMATOIDEA


Resumen de artículo “Combinaciones de autoanticuerpos y su asociación con variables clínicas en artritis reumatoidea” publicado en Acta Bioquím Clín Latinoam 2018; 52: 49-60 [38 referencias bibliográficas].


La artritis reumatoidea (AR) es una enfermedad autoinmune de etiología desconocida que se caracteriza por la presencia de autoanticuerpos y sinovitis crónica de múltiples articulaciones, lo cual conduce a la destrucción de cartílago y hueso, y finalmente a discapacidad. La prevalencia de AR es del 1% a nivel mundial. La gran variabilidad de los síntomas y signos que presentan los pacientes con AR dificulta el diagnóstico, por lo cual, en 2010 se propusieron criterios para su clasificación, que incluyen marcadores serológicos tempranos y específicos de esta patología. Dentro de ellos están los anticuerpos contra proteínas citrulinadas (ACPAs), los cuales en conjunto con el factor reumatoideo (FR) proporcionan gran parte del puntaje requerido para el diagnóstico de la AR. En el N°1 de 2018 de Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana1 se publicó un trabajo sobre las combinaciones de autoanticuerpos y su asociación con variables clínicas en AR, que había merecido el premio Wiener Lab. COLABIOCLI 2017.


El FR se detecta en el 60-80% de los pacientes con AR; sin embargo, es poco específico. En los últimos años se han identificado de manera independiente nuevos autoanticuerpos en la AR, de los cuales los ACPAs, principalmente los dirigidos contra vimentina citrulinada mutada (anti-MCV) y los anticuerpos contra peptidil arginina desaminasa tipo 4 (anti-PAD4) se han asociado con severidad y actividad clínica.


En este estudio se identificaron perfiles de autoanticuerpos con funcionalidad diagnóstica [FR, anticuerpos contra péptidos citrulinados cíclicos (anti-CCP), anti-MCV y anti-PAD4] y se analizó su asociación con la actividad y severidad de la enfermedad en mestizos mexicanos con AR. Se incluyeron 370 pacientes con AR clasificados de acuerdo con los criterios del ACR/EULAR, 2010. Además, se incluyeron a 200 individuos sanos (mestizos mexicanos) como sujetos control (SC). Los pacientes fueron evaluados por un reumatólogo. Se midieron los marcadores de inflamación: proteína C reactiva (PCR) y la velocidad de sedimentación globular (VSG). Se cuantificaron el FR y los anticuerpos anti-CCP, anti-MCV y anti-PAD4. Se observó que los anticuerpos anti-MCV presentaron la mayor especificidad de todos los analizados (100%), mientras que los anticuerpos anti-PAD4 presentaron la menor sensibilidad (24%) y especificidad (95%). El 4% de los individuos seronegativos a FR y anti-CCP fue seropositivo a anti-MCV o PAD4. Los pacientes triples seropositivos (FR, anti-CCP y anti-MCV) presentaron mayor inflamación sistémica/articular y actividad clínica que los que expresaron otras combinaciones de autoanticuerpos. Por otra parte, los pacientes sólo positivos a FR cursaron con menor inflamación y actividad clínica.


Se observó que el FR correlaciona positivamente con los marcadores de inflamación VSG y PCR. Asimismo, los anticuerpos anti-MCV correlacionaron con estos marcadores. Por otra parte, los anticuerpos anti-CCP y anti-PAD4 correlacionaron positivamente con el tiempo de evolución de la enfermedad.


Perfiles predictores de inflamación


Se realizó un análisis comparativo de las variables clínicas entre grupos de pacientes que presentaban seronegatividad, seropositividad individual o combinada a alguno de los autoanticuerpos para buscar perfiles predictores de inflamación, actividad o discapacidad. Se observó que los pacientes seropositivos sólo a anti-MCV, los triples positivos (FR, anti-CCP y anti-MCV o FR, anti-CCP y anti-PAD4) y los positivos a todos los autoanticuerpos presentaban niveles más altos de PCR que el resto de las combinaciones, mientras que los seropositivos sólo a FR presentaban los niveles más bajos. Sin embargo, se vio que la diferencia radicaba principalmente entre los altos niveles de PCR de los pacientes triple positivos (FR, anti-CCP y anti-MCV) y los bajos niveles de PCR presentes en los pacientes seropositivos sólo a FR.


Con respecto a la VSG, también se observaron diferencias entre grupos; sin embargo, nuevamente los pacientes triples positivos (FR, anti-CCP y anti-MCV) presentaron niveles más altos de este marcador de inflamación en comparación con los pacientes seropositivos sólo a FR.


Otro hallazgo importante fue la asociación de los pacientes triples positivos (FR, anti-CCP y anti-MCV o FR, anti-CCP y anti-PAD4) y dobles positivos (FR y anti-CCP) con mayor número de articulaciones inflamadas en comparación con los pacientes que eran sólo positivos a FR. Los triples positivos (FR, anti-CCP y anti-PAD4) fueron los que presentaron un mayor compromiso articular.


Los pacientes triples positivos (FR, anti-CCP y anti-MCV) fueron los que presentaban una actividad mayor de la enfermedad en comparación con los pacientes que sólo eran positivos al FR.


Similarmente a lo descripto en la literatura, los anti-CCP fueron los autoanticuerpos que se presentaron con mayor frecuencia en los individuos con AR de la población estudiada (82%), lo cual apoya su establecimiento como el marcador conocido más sensible para el diagnóstico de la AR, el cual está presente hasta 10 años antes de la etapa clínica de la enfermedad. Por otra parte, los autoanticuerpos que se presentaron con menor frecuencia en AR fueron los anti-PAD4.


Si bien la inclusión de anti-MCV al panel diagnóstico de la AR parece no realizar un aporte adicional al diagnóstico de AR, debería incluirse por su impacto en la especificidad y porque podría servir como predictor de actividad de la enfermedad. Los anti-MCV se comportaron como más específicos, en relación a los otros 3 autoanticuerpos.


Diagnóstico temprano y tratamiento adecuado


El diagnóstico temprano y el inicio inmediato de un tratamiento adecuado son obligatorios para prevenir la progresión radiológica y discapacidad funcional de los pacientes con AR. Los nuevos criterios de clasificación para AR ACR/EULAR 2010 han mejorado el diagnóstico temprano de AR mediante la utilización de cuatro pruebas serológicas: las relacionadas con procesos inflamatorios (PCR y VSG) y las relacionadas a procesos inmunológicos (FR y anti-CCP). Sin embargo, la búsqueda de marcadores que incrementen el diagnóstico oportuno y que además impacten en la predicción de la actividad de la enfermedad, sigue siendo el objetivo de estudios en el área de la reumatología.


Interesantemente, los pacientes triples seropositivos (FR, anti-CCP y anti-MCV) presentaban un alto número de articulaciones inflamadas, altos niveles de inflamación medidos mediante PCR y VSG y la mayor actividad clínica (medida mediante el índice DAS28), mientras que los individuos sólo positivos a FR presentaban lo contrario. Estos hallazgos son muy relevantes debido a que las combinaciones específicas de seropositividad a autoanticuerpos podrían dar pauta a los reumatólogos para establecer perfiles predictores de un buen pronóstico o pronóstico desfavorable en estos pacientes y conociendo esto, se podría implementar un tratamiento personalizado para cada subgrupo de individuos.


Resumiendo, los anticuerpos anti-MCV presentan menor sensibilidad que el FR y los anti-CCP, pero muestran una especificidad superior para el diagnóstico de AR en una población mestiza mexicana.


Si bien este estudio estuvo dirigido a una población específica, tiene el valor de haber evaluado el impacto conjunto de cuatro autoanticuerpos y haber reportado perfiles asociados con las características clínicas de estos pacientes. En coincidencia con los autores, creemos que se necesitan más estudios enfocados hacia la determinación del componente genético (como alelos del HLA) de los subgrupos analizados.


Hernández-Bello J, Baños-Hernández CJ, Palafox Sánchez CA, Navarro-Zarza JE, Reyes-Castillo Z, Muñoz Valle JF. Combinaciones de autoanticuerpos y su asociación con variables clínicas en artritis reumatoidea. Acta Bioquim Clin Latinoam 2018; 52: 49-60.


Se podrá acceder, también, al artículo completo “Combinaciones de autoanticuerpos y su asociación con variables clínicas en artritis reumatoidea” publicado en Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana a través del sitio www.scielo.org.ar, ingresando al volumen 52, Nº 1 de 2018.


SUBIR