Perfiles bioquímicos en el uso de la cámara hiperbárica


En un trabajo recientemente publicado en ABCL se estudió cómo el empleo de esta cámara afecta el perfil hematológico, hepático, de coagulación y de proteínas de fase aguda de pacientes adultos


¿Qué es la cámara de oxigenación hiperbárica y para qué se usa en clínica humana?


La cámara hiperbárica es una cámara presurizada que se usa regularmente a 1,4 atmósferas absolutas.


Su uso clínico consiste en llevar al paciente a respirar oxígeno a una concentración cercana al 100%. Inicialmente se utilizó para pacientes intoxicados con monóxido de carbono y en aquellos infectados por bacterias anaerobias, como es el caso de la gangrena gaseosa. Actualmente se emplea como terapia adyuvante en múltiples condiciones patológicas donde los componentes principales son la hipoxia y la inflamación y donde se requiera la regeneración de tejidos o la cicatrización de heridas crónicas.


En un trabajo recientemente publicado en Acta Bioquímica Clínica Latinoamericana se mostró cómo el empleo de esta cámara afecta a algunos parámetros bioquímicos del perfil hematológico, hepático, de coagulación y de proteínas de fase aguda de pacientes adultos (1). El objetivo era comenzar a estudiar su perfil de seguridad de su uso con un enfoque especialmente orientado a conocer como variaban esos parámetros bioquímicos.


Se estudiaron en total 30 adultos sanos que recibieron 10 o 20 sesiones según el caso y se tomaron muestras a distintos tiempos después de cada sesión. No se observaron cambios significativos en los parámetros de coagulación, perfil hepático ni hematológico. Se encontró, sin embargo, una tendencia a la disminución del recuento de glóbulos rojos y leucocitos, del hematocrito y de la concentración de hemoglobina, aunque esta tendencia no fue estadísticamente significativa. Los valores de ferritina y haptoglobina resultaron estables a través de las distintas sesiones, pero los de ceruloplasmina, proteína C reactiva, alfa-2-macroglobulina y alfa-1-antitripsina sufrieron variaciones. No obstante, estas variaciones no resultaron significativas.


Por otra parte, es destacable que, en los individuos estudiados, no se observaron manifestaciones clínicas adversas.


La importancia de asegurar que el mecanismo de hemostasia y coagulación no se altera con el uso de la cámara hiperbárica brinda seguridad para su aplicación en pacientes anticoagulados o con terapia antifibrinolítica. Esto es importante ya que la cámara hiperbárica se utiliza en la rehabilitación neurológica de pacientes que sufrieron un accidente cerebrovascular isquémico y también su uso puede estar indicado como coadyuvante en la terapia antifibrinolítica de pacientes con infarto agudo de miocardio.


En resumen, todos los parámetros bioquímicos se mantuvieron dentro de los valores de referencia del laboratorio clínico y, si bien, los valores obtenidos para los parámetros de fase aguda, coagulación y perfiles hematológicos y hepáticos, en algunos casos mostraron leves fluctuaciones, éstas ocurrieron dentro de los valores de referencia.


(1) Jordá-Vargas L, Cannellotto M. Terapia de oxigenación hiperbárica en individuos sanos: efecto en algunos parámetros bioquímicos. Acta Bioquim Clin Latinoam 2019; 53 (1): 15-23.


SUBIR